[Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por kaizoku ou el Mar Mar 08, 2011 2:52 am

Autor: kaizoku ou
Pareja: OCxOC
Rate: ATP
Género: Humor, aventura, romance
Cantidad de capítulos: Multicapítulos (Sin definir aún)
Estado: En proceso
Resumen: Por una particular razón, Blaze busca alcanzar a los Sombrero de Paja, pero para ello, necesitará una tripulación, la cual se convertirá en su nueva familia
Notas: Todos los personajes OC del fic (la mayoría) son creación propia, aunque Jet está claramente influenciado por Hajime Saito de RK. Por cierto que casi no utilizo palabras extranjeras, la única es Ookami=lobo.

Comentarios del autor: Ya había hecho un fic (y muy largo) de OC, pero, sobre todo en los primeros capítulos, era muy inexperto y tenía ganas de iniciar una historia de OC de buena forma. Espero que me hagan los comentarios pertinentes para mejorar, las críticas, sobre todo si son constructivas, serán bien aceptadas; tengo ya escrito bastante sobre este fic (60 páginas en word) así que trataré de actualizarlo cada semana.


El mar te dará familia

Lista de capítulos:

Primera parte:
Cap. 1: Dawn en Logue Town
Cap. 2: Objetivos
Cap. 3: Buscando navegante
Cap. 4: La pelea ante la "Kyojin"
Cap. 5: Navegante en el barco
Cap. 6: Grand Line
Cap. 7: Isla Criolla
Cap. 8: Batalla en Criolla
Cap. 9: La Princesa
Cap. 10: La historia del país del hielo
Cap. 11: El camino hacia Yuki
Cap. 12: Vestigios de la Federación
Cap. 13: La separación
Cap. 14: Escape
Cap. 15: Llegada a Cilos
Cap. 16: El barco pesquero
Cap. 17: Pecados
Cap. 18: Osore, el médico
Cap. 19: Federación en Cilos
Cap. 20: Guerra a la vista
Cap. 21: El reencuentro
Cap. 22: Médico en la tripulación
Cap. 23: Ella es mi madre
Cap. 24: El plan
Cap. 25: Entrando al País del Hielo
Cap. 26: Jet vs Katsuro
Cap. 27: Osore vs Dirgen
Cap. 28: Las fiestas de Kavia
Cap. 29: La Princesa y las bestias
Cap. 30: Yuki
Cap. 31: Todos temen al frío
Cap. 32: Blaze vs Masanori
Cap. 33: Tras la batalla
Cap. 34: Plática entre Reina y espadachín
Cap. 35: Adiós a Yuki
Cap. 36: Recompensa
Cap. 37: Isla Kaprico
Cap. 38: Makoto
Cap. 39: Kung Fu
Cap. 40: Dirección "correcta"
Cap. 41: Hacia el G-12
Cap. 42: Arribo al peligro
Cap. 43: Base permanente de la Marina G-12
Cap. 44: Piratas vs Marines
Cap. 45: La identidad de Mr. Steel
Cap. 46: La huida del G-12
Cap. 47: El objetivo de Makoto
Cap. 48: Hambre
Cap. 49: Water 7
Cap. 50: Yo soy una marine y tú un pirata
Cap. 51: Ella lo quería escuchar
Cap. 52: El ataque de Hollie
Cap. 53: Sin timón
Cap. 54: Isla Kuuda
Cap. 55: El archipiélago de Xiang
Cap. 56: Madame Xiang Kai
Cap. 57: Trabajo para los piratas
Cap. 58: La vida en Xiang

Saga de Ayaka

Parte A
Parte B

Segunda parte
Cap. 59: Log cargado en Xiang
Cap. 60: El Festival del Dragón
Cap. 61: El ataque
Cap. 62: La defensa
Cap. 63: Derringer
Cap. 64: Piratas vs Invasores
Cap. 65: El hombre de acero
Cap. 66: El Dragón tatuado
Cap. 67: Lejos del archipiélago
Cap. 68: Nueva recompensa
Cap. 69: Buscando fondos
Cap. 70: Los Piratas Trip
Cap. 71: Unión temporal
Cap. 72: Blaze y Maba
Cap. 73: Combinación
Cap. 74: Lobos
Cap. 75: Caminos separados
Cap. 76: Comisionada
Cap. 77: Melancolía
Cap. 78: Doble problema
Cap. 79: El último tramo del Paradise
Cap. 80: Red Line
Cap. 81: Yon Buster
Cap. 82: Ningyo adolescente
Cap. 83: Marines en Sabaody
Cap. 84: Makoto vs Nika
Cap. 85: No volveré a perder
Cap. 86: Hermana ningyo
Cap. 87: Suri
Cap. 88: Casa de subastas
Cap. 89: La noche del archipiélago
Cap. 90: Descenso
Cap. 91: Visita a mamá y papá
Cap. 92: Riggs al acecho
Cap. 93: Abrazo en el agua
Cap. 94: Ayaka en el barco pirata
Cap. 95: Recuerdos de Yarka
Cap. 96: Aquel sábado
Cap. 97: Juntos
Cap. 98: Tormenta
Cap. 99: Kreber
Cap. 100: Katyusha
Cap. 101: Magrev
Cap. 102: La verdadera Katyusha
Cap. 103: Balas salvadoras
Cap. 104: Fuu y Juna
Cap. 105: Garuda
Cap. 106: Nightcrawler
Cap. 107: La selva flotante
Cap. 108: La carta de Hanako
Cap. 109: Atrayendo a Hollie



Capítulo 1 (Dawn en Logue Town):
Spoiler:
Logue Town, aquella ciudad donde Gold Roger fue ejecutado, y la cual es la última parada para aquellos que osan aventurarse en el salvaje Grand Line. En esa isla, había tres personajes que llegaban al mismo tiempo, pero no sabían que se iban a encontrar en el lugar.

Tras la salida del capitán, ahora comodoro Smoker, de la isla, de nuevo esta ciudad se encontraba repleta de piratas, y aunque no era lo ideal, al menos los bares volvían a tener la vida de antes, con muchos clientes, la mayoría de ellos, precisamente bucaneros que ondeaban en sus barcos la calavera y los huesos.

Dos sujetos entraron al mismo tiempo. Uno tenía el cabello negro, muy alborotado, con un pañuelo rojo atado de tal manera que levantaba su pelo hacia arriba, ojos normales, negros, con semblante tranquilo, vestido con ropa amplia y algo calurosa, una sudadera de color azul y unos pantalones que le quedaban largos, de color negro.

El otro era un poco más bajo, pero porque el primero era bastante alto. Con cabello negro con unos reflejos rojos, peinado hacia atrás hasta formar una forma picuda en su nuca, tres cabellos caían desde su frente hasta la altura de su boca y sus ojos no eran de alguien muy amigable. Tenía un arete en forma de arracada pequeña en su oreja derecha. Vestía jeans azules oscuro con una camiseta negra con rojo y una chaqueta negra con la imagen de un lobo en la espalda. Además tenía una espada japonesa en su costado derecho.

A pesar de entrar juntos, ninguno de los dos se conocía de algo. Caminaron hacia la barra y se sentaron dejando un banco de espacio entre uno y otro, el único que quedaba libre por cierto.

–Dame un whisky, espero que sí tengas –pidió el primero al cantinero, mientras sonreía levemente. El encargado le sirvió algo de lo poco que tenía de esa bebida y luego preguntó al otro sujeto lo que iba a pedir.

–Yo quiero ron –contestó con voz seria y amenazante, aunque bebió muy poco cuando el vaso llegó a sus manos.
En el local, las mesas estaban repletas de piratas, quienes, además de beber y jugar algún que otro juego de azar, contaban sus historias, muchas, la mayoría, sobre Grand Line, unas reales, otras muy ficticias y otras más que se trataban sobre leyendas que ellos no habían vivido, sino escuchado “por ahí”.

De hecho, sólo los dos hombres ya descritos, se encontraban sin compañía, cosa que hizo relucir el primero, el del cabello alborotado –¿qué te trae por aquí? –Preguntó, pero el otro no respondió, prefirió seguir tomando desde su vaso– vamos... es bueno platicar con alguien cuando estás solo. No parece que tengas muchos amigos.

El sujeto del cabello negro y rojo sólo miró al otro, con unos ojos que darían miedo a cualquiera, menos a aquel, quien sólo sonrió y mejor se dedicó a beber su whisky. Justo se disponía a hacer otra pregunta cuando hubo un silencio que llamó la atención de todos, a excepción del espadachín, quien siguió con su ron. Unos pasos se fueron acercando a la barra y luego esa persona tomó el lugar que estaba entre los dos recién llegados, quienes voltearon a verlo, descubriendo que no era un él, sino ella.

–Sólo quiero una copa de vino, por favor –dijo, haciendo que varios de los parroquianos soltaran una carcajada ante lo sutil del pedido de la chica. Era una joven de ver poco común. Rubia con su cabello un poco ondulado, no mucho, largo, hasta la mitad de la espalda, de ojos azul oscuro, labios normales, coloreados de tono rosa, de complexión delgada, de buena estatura y con una vestimenta muy elegante. Tenía puesto un pantalón ajustado blanco, de tela muy fina, un chaleco gris, de buen gusto, que estaba por encima de una blusa blanca de botones, cuello y manga larga, la cual tenía olanes en mangas y al centro. Además portaba un prendedor bastante grande con la insignia de la marina y una espada, o más bien un florete de esgrima

Por supuesto, la hostilidad hacia ella por parte de los presentes, era evidente. Una marine no tenía mucho que hacer en un lugar como ése, y poco a poco, los murmullos se convertían en insultos.

–¡Cállense ya! –les dijo sin voltear a verlos– tenía ganas de tomar algo, y éste es el único lugar que no estaba tan lleno. No es mi culpa que todos los bares y lugares de Logue Town estén repletos de basuras como ustedes.

Tal vez la chica no debió haber dicho eso, pues la hostilidad creció bastante –te has pasado –sonrió el chico del cabello alborotado, quien estaba a su izquierda en la barra.

–Estoy de acuerdo con él –dijo el otro, a su derecha– podrías salir muy mal parada de aquí, si es que sales.

–Sé cuidarme sola –aseguró ella mostrando su arma, antes de beber el último sorbo de vino. Se había tomado rápido su copa, era evidente que no quería estar ahí mucho tiempo. Se levantó, pagó su cuenta y se dispuso a irse, cuando uno de los presentes quiso derribarla haciéndola tropezar, pero ella se dio cuenta y pateó la pierna de dicho pirata. Esto hizo que sus compañeros se levantaran.

–Oye muñequita, eres muy altanera para ser tan pequeña –le dijo un enorme pirata, calvo, pero con un bigote grande y quien hacía tronar sus nudillos dispuesto a darle una paliza, pero ella evitó el primer golpe y sacó su arma, para herir en varias ocasiones al sujeto, sobre todo en el brazo y pecho.

–La siguiente será en el cuello, pero preferiría no matar a nadie, así que muévanse –amenazó la joven, adoptando una postura poco usual para una espadachín, logrando atraer la atención del chico de cabello negro y rojo.

Lejos de amedrentar a los presentes, la acción de la joven envalentonó más a los piratas, quienes empezaron a atacarla en multitud, haciendo que ella tuviera que defenderse con sus mejores movimientos. De pronto, del otro lado del bar, varios de los parroquianos cayeron fulminados –el problema era entre ella y los de esa mesa, los demás son unos cobardes por haberse entrometido –era el joven de la espada.

–No necesitaba que me ayudaras –replicó la chica, pero esa distracción estuvo a punto de costarle un golpe, si es que el otro chico que estaba sentado en la barra, no la hubiese ayudado.

–No está en mi naturaleza dejar que ataquen a alguien tantos a la vez, y menos cuando no les ha hecho absolutamente nada.
Cuando la rubia se dio cuenta, sus dos ayudantes en la pelea estaban haciendo una gran pareja acabando con todos en el bar, dejando una destrucción que casi le da lástima a ella, casi. La chica entonces supo que era momento de irse de ahí, no era un lugar donde debía de estar, y menos con el desastre que se había formado.

Sin percatarse, pronto ya tenía corriendo a cada uno de sus lados a ambos sujetos –eres una cobarde, ¿por qué escapaste? –preguntó el de la espada de forma seria.

–Porque un par de idiotas hicieron de una pelea, un campo de guerra, y una oficial marine no puede ser vista en tal escena –respondió enfadada.

–Pues una oficial marine no debería estar en ese tipo de bares, ni causar problemas.

–¿Tú que sabes? Teniendo esa espada, seguro que estás en problemas siempre.

–No hables de mí como si me conocieras.

–Ya, tranquilos –dijo el restante– si hasta se parecen mucho.

–¡No nos parecemos! –respondieron los dos al mismo tiempo. La discusión hizo que los tres llegaran a un callejón sin salida, donde fueron acorralados por los piratas restantes del bar, y otros más que se les unieron en el camino. El chico del cabello alborotado fue el primero en atacar, y es que aunque lo golpearan o trataran de atacar con armas, él no se inmutaba ni un poco.

–Ahh, mi mano –se quejó uno de los atacantes– es como un muro.

–Más sólido que eso –sonrió el sujeto y atacó a los que pudo. La chica marine y el espadachín le imitaron, acabando con todos y luego huyendo del lugar, rumbo a la costa donde había más gente y oficiales de la marina estarían más al pendiente, y así no se causaría tanto problema.

–Creo que debo darles las gracias, realmente sí me han ayudado.

–Tú no lo hiciste mal, peleas bien –aceptó el de cabello negro y rojo.

–Lo ven, se parecen mucho ustedes dos –carcajeó el otro, haciendo que recibiera miradas de furia.

–Diría que ustedes dos se conocían desde antes –dijo ella– hacen una gran pareja al pelear. Por lo pronto debo irme, mi nombre es Ayaka, el mar hará que nos encontremos nuevamente –aseguró.

–Yo soy Blaze –dijo el pelinegro.

–Mi nombre es Jet –le dijo el espadachín, antes de que la chica se internara en las calles de Logue Town.

Los dos chicos se quedaron callados, sin moverse de ese lugar, viendo el sendero por donde Ayaka se había ido, hasta que Blaze rompió con el silencio: –es una chica linda, ¿verdad?

–Sí… - respondió sin pensar mucho Jet, pero luego se dio cuenta de lo que había dicho– digo… ¡no! Digo… no es fea, pero es muy rara, ¿viste la ropa que llevaba? Demasiado elegante para mi gusto –afirmó, serio como siempre.

–Yo tenía razón, ella te gusta –rió Blaze enfrentando una mirada casi de odio de parte del espadachín, pero luego cambió de tema, para evitar algún daño en su persona– eres bastante fuerte, y ella ya lo dijo, hacemos buen equipo, ¿quieres unirte a mi tripulación?

–¿Eres pirata?

–Sí, soy capitán de los piratas de Blaze.

–¿Y por qué estás solo? –preguntó Jet desconfiando.

–Porque, como seguramente ya te estás imaginando, tú eres el primer tripulante.

–Yo no he aceptado… pero si vas a Grand Line, probablemente vaya contigo.

–Claro que voy para allá, ahí están mis sueños, así que tengo que entrar ahí para perseguirlos. No me digas que eres un lobo solitario.

–Un Ookami puede estar solo o en manada. Iré contigo.


Última edición por kaizoku ou el Sáb Feb 28, 2015 1:41 am, editado 94 veces
avatar
kaizoku ou

Masculino Libra Rata
Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 32
Localización : En un dojo, puliendo mi Kyokugen karate

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por Marty McFly el Mar Mar 08, 2011 4:57 pm

Me gusta tu historia ^^
Me ha recordado un poco a Luffy, Zoro y Nami, en el sentido de que la chica no se unía al principio a al tripulación, y que había un tipo serio y otro risueño. El cómo has introducido una pelea para que se empiezen a conocer ha sido una buena idea (que mejor manera para conocer a alguien que luchando contra piratas borrachos xD).
La seguiré leyendo
avatar
Marty McFly

Masculino Libra Caballo
Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 05/03/2011
Edad : 26
Localización : United States of Eurasia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por kaizoku ou el Dom Mar 13, 2011 2:38 am

Capítulo 2 (Objetivos):
Spoiler:
Jet entonces aceptó ir con Blaze, quien era una persona extraña, pero que llevaba el mismo rumbo que él. Además era cierto que era una persona muy fuerte y, como había dicho Ayaka, hacían un buen equipo. Al espadachín le sorprendió bastante el barco que ya tenía Blaze, una fragata bastante grande, con dos mástiles principales, y otro más pequeño atrás, los primeros con dos velas grandes y dos más pequeñas arriba, el otro tenía sólo dos velas, pero otra más estaba en la popa, atada a él. El color era totalmente de madera, a excepción por una franja azul que recorría toda la borda, y de esa misma tonalidad era la proa en forma de serpiente marina con ojos cerrados y boca abierta, mostrando colmillos. El nombre de la fragata era “Steeler”.

Aunque Jet buscó por todo el barco, no pudo encontrar la bandera pirata de su ahora capitán, por lo que preguntó por ella.

–Como acabo de robar el barco, todavía no le he puesto la bandera, así que tendrás que ayudarme.

Blaze se dirigió a la bodega seguido de su primero a bordo, y sacó un pedazo de tela, el cual tenía dibujado en él un emblema con una calavera y dos huesos; la calavera tenía un sombrero de paja puesto.

–¿No he visto antes este Jolly Roger? –se preguntó Jet.

–Me equivoqué, ése no es el mío, éste sí es –presentó Blaze el verdadero, que era una calavera y huesos al parecer normales, pero con una cabeza repleta de picos– ¡es la calavera de acero! –presumió el moreno sin que Jet entendiera mucho.

–¿De acero? ¿Y eso por qué?

–No te he dicho qué Akuma no Mi he comido, ¿verdad? Pues mira –Blaze extendió su mano derecha, puso su palma abierta hacia arriba y de ésta comenzó a emanar algo, que poco a poco fue tomando forma, algo redondo, sólido, de color plateado.

–¿Es una bala de cañón?

–Algo así. Sólo dos diferencias, ésta es de acero sólido y no estalla. He comido la fruta Khan Khan, soy un hombre-acero, además de que mi cuerpo se comporta como el acero, puedo hacer cosas de este material con mis manos, como esta bala, pero pueden ser muchas otras cosas.

Jet supo entonces que su capitán no era cualquier cosa, y aunque poco común, bien podría llegar a ser alguien fuerte, todo dependía de su determinación y la tripulación que pudiera elegir.

Blaze, ya había elegido su habitación, la cual era la más grande de todas en el barco, no había sido muy lento en escogerla. Había otras 5 habitaciones restantes, pero extrañamente Jet, eligió la más pequeña, ubicada precisamente junto a la del capitán. Era más bien una cabina, que tenía un pequeño templete de madera para dormir, un estante y una escotilla hacia abajo, que funcionaba como una bodega algo pequeña.

–¿Seguro quieres dormir ahí? Hay camarotes mucho más cómodos que éste.

–Está bien, prefiero un lugar pequeño. Me sentiría muy extraño estando solo en un cuarto grande, no es mi estilo.

De esa manera, ambos tripulantes pasaron su primera noche en el mismo barco. La hora de dormir fue normal y al siguiente día, Blaze demostró que no era tan torpe para navegar, aunque, por supuesto, no sería suficiente como para ir a Grand Line, y el capitán estaba consciente de eso, pues a pesar de que pudiera seguir la dirección de una Log Pose, esto no lo convertía en un navegante, así que la primera misión que ambos tenían era buscar a uno, o a una.

–Tiene que ser igual a ésta –Blaze, a la mañana siguiente, cuando ambos se encontraron en la proa de la enorme Steeler, enseñó a Jet un póster de wanted de una chica que él no conocía en realidad. Se trataba de una joven de cabello naranja, que vestía un bikini, y que llevaba una recompensa no tan grande.

–¿La gata… ladrona?

–Sí, ¿no es preciosa? –se llevó la foto del póster a su boca, para luego besarla, ante la mirada de un Jet que lo veía como si fuese un bicho raro– yo la amo, mi sueño es alcanzar a los Mugiwara para buscarla y pedirle que se case conmigo.

–¡¿Qué demonios?! No pensé que fuera algo tan trivial, pensé que querías ser el Rey de los Piratas o algo así.

–Claro que no. El Rey de los Piratas será el capitán de ella, Monkey D. Luffy, quien es el amo. Vamos amigo, el amor mueve el mundo, y cuando cumplamos mi sueño, podremos cumplir el tuyo, que no me has dicho cuál es.

–Tengo que encontrar a Delacure Mihawk y acabar con él. No para ser el mejor espadachín del mundo, eso no me interesa, simplemente tengo que acabar con él. No me preguntes por qué, aún no te tengo la suficiente confianza como para contarte mi pasado.

Lejos de enfadarse, Blaze sonrió –ya me lo contarás algún día, estoy seguro. Por cierto, ¿cómo se llama tu espada? Prometo que será la última pregunta de hoy.

–Kangaishii –respondió secamente el espadachín, para luego sentarse en la borda y ver el horizonte, donde el mar parecía interminable.

Al mismo instante, Ayaka regresaba a su barco marine, quien ya la esperaba con ciertas órdenes. Una de las planchas rápidamente bajó a tierra firme desde la cubierta del enorme acorazado permitiéndole subir mientras todos los marines de rango más bajo le saludaban al momento que ella pasaba. Justo al terminar la fila de ellos, se encontraba una jovencita de cabello negro lacio con un par de colas de caballo y de tez muy morena, ataviada con clásica vestimenta marine de pantalones azules, camisa blanca y su gorra. No pasaría de los 15 años.

–¿La ha pasado bien, capitana? –le preguntó a Ayaka.

–No ha sido la gran cosa, pero al menos creo que pude descansar un poco –por supuesto, Ayaka no iba a contar lo sucedido en el bar con Blaze y Jet. La jovencita en cuestión era Hanako, una recluta muy chica en edad que era la asistente personal de Ayaka en su barco, y quien le comunicaba de cualquier cosa. La rubia era muy perfeccionista y no le gustaba mucho estar atendiendo asuntos que no merecían la importancia.

–Por cierto capitana, el cuartel general llamó hace como una hora.

–¿Qué querían?

–Dicen que debemos juntarnos en estas coordenadas con otros cinco acorazados e ir a Marineford cuanto antes. Dijeron algo de Shirohige –hizo Hanako una pausa, tragando saliva– Capitana… ¿habrá una guerra? –preguntó la chica con rostro preocupado.

–Probablemente –respondió Ayaka tranquila– pero no te preocupes, tú no tienes por qué tomar parte en ella.

–Yo no me preocupo por mí, sino por usted –dijo triste.

–Vamos a hacer una promesa entonces. Hanako-chan, tú tienes que cuidar mi barco hasta que yo regrese, ¿está bien? Porque yo regresaré –la chiquilla se quedó entonces conforme, aunque igualmente preocupada por lo que pudiera suceder. Acto seguido, Ayaka mandó mover el barco a las coordenadas que Hanako le había dado. La jovencita trataba de seguir los pasos de la capitana, no era solamente su modelo a seguir, o una persona a la que admirara mucho, Ayaka era su ídolo.
Los capítulos serán cortos la gran mayoría de las veces, de 800 hasta mil 400 palabras, lo que me permitirá publicar cada cinco días uno nuevo. El próximo (III) sería el jueves siguiente, si no me equivoco. Como siempre, los comentarios y críticas constructivas son bienvenidos.
avatar
kaizoku ou

Masculino Libra Rata
Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 32
Localización : En un dojo, puliendo mi Kyokugen karate

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por Marty McFly el Lun Mar 14, 2011 1:58 pm

Me gusta, pero me ha parecido un poco vacío el capítulo en cuanto a la historia. Ha sido un capítulo explicativo, aunque algunas cosas ya se intuían, como la Akuma de Blaze, que, por otra parte, puede dar mucho juego.
En resumen, que me ha dejado con ganas de más.

Esperando la próxima entrega ^^
avatar
Marty McFly

Masculino Libra Caballo
Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 05/03/2011
Edad : 26
Localización : United States of Eurasia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por kaizoku ou el Mar Mar 15, 2011 12:02 am

Ya xD es cierto, auqnue todavía la historia está en su etapa introductoria y no quería que se quedara ningún cabo suelto, por ahora. En el siguiente la historia comenzará a avanzar.

Muchas gracias por leer y por la opinión.
avatar
kaizoku ou

Masculino Libra Rata
Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 32
Localización : En un dojo, puliendo mi Kyokugen karate

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por kaizoku ou el Jue Mar 17, 2011 9:40 pm

Capítulo 3 (Buscando navegante):
Spoiler:
Entre tanto, al pasear por su nueva casa, es decir, el Steeler, Jet pudo notar los posters de recompensa que Blaze tenía de esa banda de piratas, los “Mugiwara” –¿qué han hecho ellos de especial?

–¿En qué mundo vives? Ellos destruyeron Ennies Lobby hace pocos días, creo que ya pasó una semana, tal vez un poco más. Es por eso que siempre compro los periódicos, para ver si hay algo sobre ellos, y sobre mi amada navegante Nami. Es por eso que nuestra navegante tiene que ser chica, con senos grandes, como ella.

–¿Piensas ligártela?

–¡Claro que no! –respondió Blaze con enfado– yo soy fiel a Nami. Ella sólo tiene que tener esas características para ser una buena navegante.

Por supuesto, Jet no entendía la relación entre el físico y las habilidades de ese puesto, pero no replicó mucho, aunque insistió en que debían de ir a una isla antes de dirigirse hacia Reverse Mountain, cosa en la que el capitán también estuvo de acuerdo. Entre ambos, lograron dar con una población que aparecía en el mapa de East Blue, y de hecho, Blaze era algo mejor para ubicarse que Jet, pero estaba claro que hacían un buen equipo.

–Magnoly… es el nombre de la isla, espero que haya alguien por ahí que sepa navegar –dijo Jet cuando tenía ya a la vista dicho lugar. Blaze tuvo preparadas sus manos en caso de cualquier hostilidad, y su primero a bordo hizo lo propio con su espada, pero cuando se acercaron lo suficiente, vieron que la isla estaba casi desolada– parece que no encontraremos nada por aquí –musitó Jet, pero su compañero sonrió al ver que había una pequeña columna de humo. Aún así, el espadachín estaba seguro que no iban a encontrar a alguien que supiera navegar.

No hubo recibimiento, ni siquiera una persona que viera que los piratas habían llegado a la isla, o tal vez una sí, pues una niña de tal vez diez años se encontraba escondida atrás de un árbol cercano a la costa. La isla era de una pradera con no muchos árboles pero sí vegetación pequeña, y a lo lejos, se podían ver algunas montañas de carácter rocoso.

–Oye niña –le llamó Jet, haciendo que ella se asustara, pues ingenuamente pensaba que no había sido vista– ¿por qué no hay nadie por aquí? Respóndenos.

Ella seguía teniendo miedo, hasta que Blaze se le acercó y le regaló una pequeña figura de acero –es pesada, pero la hice chica para que tú puedas cargarla –le dijo antes de que la niña finalmente tomara más confianza a los piratas– nunca vas a tener hijos –se burló el capitán de su primero a bordo.

La pequeña, de cabello castaño, largo y atado en una cola de caballo, con ojos negros, se presentó como Kri, y explicó entonces la situación de la isla: –desde hace unos cuatro años esta isla es así, pero mi abuela dice que hace mucho tiempo, estaba llena de vida y visitantes, lo que pasa es que hoy en día es conocida como la isla de la Kyojin.

–¿“La”, kyojin? –preguntó Blaze.

–Sí, hay una gigante del otro lado de las montañas que aterroriza a todo el que se acerca. Nuestras tierras de este lado de la isla están agotadas y por eso vivimos así, no podemos comerciar con otras islas por eso, y por el miedo que muchos tienen al venir aquí.

–Comprendo –dijo Jet– los kyojin no son muy comunes fuera de Grand Line –pero al espadachín no le interesaba mucho el asunto y decidió ahondar en otra cosa– ¿sabes de alguien que sepa navegación en esta isla?

–Creo que no, mejor los llevo a mi casa, tal vez mi abuela sepa de alguien, aunque la verdad no lo creo.

De esa forma, Kri guió a ambos piratas a su casa. Los visitantes eran toda una novedad en la isla, y viendo que al menos Blaze no parecía ser una mala persona, no debía de haber problemas.

–Abuela, ya llegué, y traje gente nueva, mira –avisó Kri a una mujer mayor, con corto cabello blanco cubierto por una tela atada desde su frente hasta su nuca. Ella miró de pies a cabeza a ambos chicos, más detenidamente a Jet.

–Él puede quedarse. Es guapo y se ve fuerte, por lo que puede ser tu esposo cuando seas algo más grande –se refirió la anciana al espadachín. Éste replicó un momento, pero luego recordó la misión inicial, la cual él mismo creía, estaba ya perdida.

–Buscamos a alguien que pueda navegar –y luego de voltear un momento a ver a Blaze, quien le hizo una especie de señales a la altura del pecho, agregó otra característica– y que sea mujer, preferentemente.

–Aquí nadie sabe navegar –respondió la mujer– había una chiquilla que sabía, pero se fue hace unos cinco años y no ha regresado jamás. Ella vivía con su madre y con una hermana menor, y junto a esta última, salía a navegar cada semana. Dicen que era como si tuviese un sexto sentido para percibir el clima y para saber qué rumbo tomar dependiendo de las mareas. Ellas vivían cerca de la montaña, por eso no se relacionaban mucho con la gente. Esa chica se fue, dejando solas a su madre y hermana, pero después de un año, ellas no volvieron a ser vistas jamás, fue cuando apareció esa Kyojin, seguro ella las devoró o algo así. Es por eso que nadie se atreve a acercarse a las montañas, y lo peor es que nadie sabe de dónde salió esa criatura, probablemente naufragó y quedó varada en esta isla.

Luego de escuchar la historia, Jet dio gracias por un pan y algo de leche que la anciana les había servido y se despidió, para ser detenido entonces por su capitán.

–¿Ahora qué? Ya escuchaste, no hay nadie que pueda navegar por aquí.

–Pero tenemos que ayudarlos, Si esa gigante sigue así, podría hacerles daño.

–¿Desde cuándo un pirata se preocupa tanto por la gente?

–Desde que soy un capitán y sigo los pasos de los Mugiwara, quienes han ayudado a muchas personas durante su viaje –afirmó Blaze con rostro orgulloso.

–¿Y cómo te imaginas que podremos derrotar a una Kyojin nosotros solos?

–Es sencillo, como dijo tu novia Ayaka, hacemos un buen equipo, así que si trabajamos juntos, nada podrá detenernos.

Jet tuvo que seguir a su capitán, ya no importaba mucho su opinión en estas situaciones, aunque quiso dejar en claro algo al final –ella no es mi novia… –dijo apretando sus dientes.
avatar
kaizoku ou

Masculino Libra Rata
Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 32
Localización : En un dojo, puliendo mi Kyokugen karate

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por Marty McFly el Sáb Mar 19, 2011 4:30 am

Toc, toc...
¿Se Puede?
¿Quien es?
El de antes...
Vete a otro lado pesado!


Cada vez me gusta más la Akuma no mi de acero, y esto, junto con el hecho de que se puedan encontrar algún día con la tripulación de Luffy, hacen que tu historia me siga llamando. La saga promete, vamos a ver si encuentran a "la navegante perdida" xD

Como mini-crítica, diría que le ir al rescate lo he visto un poco forzado; el ir a rescatar a gente de buenas a primeras... aunque igual es su caracter, como el de los mugis.

Sigue escribiendo ^^
avatar
Marty McFly

Masculino Libra Caballo
Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 05/03/2011
Edad : 26
Localización : United States of Eurasia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por kaizoku ou el Miér Mar 23, 2011 2:23 am

Capítulo 4 (La pelea ante la "kyojin"):

Spoiler:
Les fue señalado el sendero que había de seguir y emprendieron la caminata rumbo a enfrentarse a una Kyojin. No sería nada sencillo que dos piratas derrotaran a alguien que era de la raza guerrera por excelencia en Grand Line. Que fuese mujer no tenía mucho que ver. Jet estaba pensando en que, en algún momento, debían de escapar si estaban siendo apaleados. Esto lo pensaba el espadachín, cuando junto a su compañero, ya pasaban por un bosque medianamente espeso, no demasiado, pero que les impedía ver frontalmente las montañas.

–Oye Blaze… ¿tienes idea de cómo es un Kyojin, alguna vez has visto a uno?

–No, nunca, pero no te preocupes, sé que podremos derrotarla.

–Ni siquiera sabes lo elemental, y aún así te lanzas a pelear… Mira, yo tampoco he visto un Kyojin en mi vida, pero me han dicho que son tan grandes que ni veinte hombres parados uno encima de otro podrían llegarles a los ojos. Imagínate la fuerza que deben de tener.

La discusión terminó cuando casi se toparon de frente con el pie de la montaña, por lo que ambos tuvieron que caminar hacia su derecha, buscando lugar por donde bordearla, cuando algo más les cerró el paso –vaya, este muro es muy raro, parece hecho de carne.

–Es un pie… –le señaló Jet a su capitán guiando su dedo índice hacia arriba. Cuando Blaze elevó su vista, pudo ver a un ser humano enorme, el cual tenía una máscara puesta. El capitán pirata se fijó entonces en el pecho y vio los, literalmente, enormes senos de la kyojin.

–Sí, sí es una “ella”.

–Idiota, en qué cosas te fijas. Ahora o piensas en algo, o nos vamos de aquí rápido.

La kyojin, quien estaba ataviada con ropa sumamente normal, como eran unos minishorts blancos y una blusa rosa con corazones en el pecho, sin contar la máscara, dejó escuchar su voz entonces –¿quién osa meterse en mis territorios? Sólo por eso, voy a aniquilarlos.

Blaze entonces comenzó a crear balas de cañón de acero, su especialidad, pero éstas no hacían demasiado daño a la kyojin, quien comenzaba a dar patadas que estuvieron a punto de mandar volar a uno de los piratas.

–¿No puedes hacer una más grande?

–Si puedo, pero me llevará tiempo. Cómprame alguno –mientras Blaze se concentraba para hacer una bala de cañón enorme, Jet atacaba como podía, ya fuera intentando cortar algún dedo de la enorme mujer, o mandando cortes voladores, y aunque ella era rápida para su tamaño, uno de estos últimos alcanzó a cortarle varios cabellos, lo que la hizo gritar de desagrado, como a cualquier chica.

–Lo sien… espera, no, no lo siento –dijo el espadachín quien seguía a la ofensiva a la vez que esquivaba los golpes y patadas de la kyojin. Blaze demoró unos instantes más, pero finalmente completó su enorme bola de acero y con la ayuda de su primero a bordo, la lanzó rumbo a la cara de la mujer, pero ésta simplemente la bloqueó como si fuese de otro material.

–Ella no sólo es una gigante, sino que es fuerte –señaló Blaze.

–Si se quedara quieta, tal vez podría cortarle la pierna, aunque no estoy seguro.

–¿Has practicado el Niitoryuu?

–No soy un experto, pero puedo dominarlo, ¿a qué viene eso ahora? –preguntó el chico de cabello negro y rojo. Acto seguido, Blaze comenzó a crear una espada de acero y se la dio a su compañero, pero ante eso, la gigante comenzó a dar unos saltos rítmicos que, debido a la sacudida del suelo, dejaron indefensos a nuestros protagonistas y ella aprovechó para dar una patada a Jet, quien, como pudo, se defendió con sus espadas y entonces el golpe no fue tan grave como pudo haber sido.

–Nadie había durado tanto contra mí, ¿por qué no se rinden? Si lo hacen, dejaré que se vayan.

Blaze no tomó mayor importancia a este comentario, pero Jet, a pesar del duro golpe, pudo ver que algo no estaba bien. Hacía unos minutos, cuando la encontraron, ella aseguraba que los aniquilaría, pero ahora los dejaría escapar –¡no dejes de atacar Blaze, no hay que rendirnos!

–Así se habla –sonrió el moreno, y “fabricó” varias estrellas de acero, que lanzó de nuevo hacia el rostro de la chica, la cual pudo bloquear algunas, pero otras dieron de lleno en la máscara, y una de ellas, abrió una pequeña grieta. Ella intentó utilizar un montón de tierra para enterrar vivo al pirata, pero éste logró hacer una barra de acero, y con ella, Jet, quien se había repuesto del golpe, lo impulsó hasta cerca de la altura del rostro de ella, donde Blaze extendió su brazo derecho, y al sacar una enorme cuchilla de acero de su mano, logró bloquear un golpe de la mujer y luego abrió más la grieta de la máscara con algunas de sus balas, antes de ser alcanzado por la otra mano de la kyojin.

Jet entonces, quien estaba medio enterrado, pudo tomar algo de apoyo y enviar un corte volador hasta la misma grieta de la máscara y finalmente ésta se partió en dos, dejando ver el rostro de la kyojin, el cual era el de una hermosa muchacha. El pómulo de ella empezó a sangrar entonces y cuando la joven se tomó esa parte, su cuerpo se hizo pequeño poco a poco, hasta tomar el tamaño de una persona normal.

–No me hagan nada, por favor, ustedes ganan –les dijo al verse acorralada por los dos golpeados piratas.
Gracias por los comentarios Marty McFly. Tal vez sí estuvo un poco forzado, cierto xD Saludos.


Última edición por kaizoku ou el Lun Mar 28, 2011 12:33 am, editado 1 vez
avatar
kaizoku ou

Masculino Libra Rata
Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 32
Localización : En un dojo, puliendo mi Kyokugen karate

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por Marty McFly el Miér Mar 23, 2011 12:42 pm

Este me ha gustado de principio a fin, no tengo ninguna pega.
Blaze escribió:Sí, sí es una “ella”
Me he reído mucho con esto xD ¿Será la extraña mujer la futura tripulante?
Un saludo!
avatar
Marty McFly

Masculino Libra Caballo
Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 05/03/2011
Edad : 26
Localización : United States of Eurasia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por LuNaZoRoSanViAcNo el Sáb Mar 26, 2011 1:19 pm

K xulo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
avatar
LuNaZoRoSanViAcNo

Femenino Capricornio Mono
Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 26/03/2011
Edad : 24
Localización : En el Thousand Sunny Go!!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por kaizoku ou el Dom Mar 27, 2011 11:59 pm

Capítulo 5 (Navegante en el barco):
Spoiler:

Blaze y Jet bajaron sus armas, pero el capitán no iba a dejar las cosas así como así.

–Pero tú has hecho cosas malas. Ahuyentas a la gente que viene por aquí y los aterrorizas. Tu fama ha hecho que pasen cosas malas en la isla –le espetó Blaze quien sangraba de la cabeza debido al último ataque de la chica, la cual, ya con el cabello suelto y sin máscara, se veía muy linda. Su pelo era largo, lacio, como hasta arriba de la cintura, de color castaño. Tenía ojos cafés, grandes, y un cuerpo bastante atractivo. En su nariz, tenía una perforación con un “piercing” con una piedra preciosa en la punta.


–Yo… tengo que cumplir una promesa que le hice a mi hermana –aseguró la joven.

–¿Qué tiene que ver esa promesa? –preguntó Jet.

–Mi hermana se fue hace cinco años de la isla. Cuando eso pasó, me dijo algo muy importante: “Cuida a mamá, cuídala mucho, prométeme eso, y yo te prometo que nos volveremos a ver”. Yo traté de cuidar a mamá, pero al poco tiempo que Mizuki, mi hermana, se fue, mi mamá enfermó y murió, es por eso que yo cuido su lugar de descanso hasta que mi hermana regrese, es nuestra promesa.

La chica empezó a llorar y a recordar los últimos momentos de su madre –Natsuki-chan… tienes que ser feliz, hazme sentir feliz desde donde te esté vigilando mi niña…

Ella invitó a ambos piratas a entrar a un pasadizo de la montaña. Los dos intentaban decir algo, pero ella no se los permitía, sólo
quería que vieran una cosa. Al salir de dicho pasadizo, se vio una parte de la isla que estaba bastante escondida por la montaña, y por supuesto, por la labor de ella en los últimos años. Se trataba de campo de magnolias que se veía impresionante, y en el centro, había una cruz.


–Es la tumba de mi madre –dijo triste, aunque con una leve sonrisa.

Jet entonces se le acercó –¿es que no lo entiendes? –le dijo haciendo que ésta lo volteara a ver sorprendida– ni tu hermana ni tu madre querían que hicieras esto. Tu madre quería que fueras feliz, y tu hermana te dijo que protegieras a tu madre, cuando estuviera viva, y luego debías volverte a ver con ella. ¿Qué pasó con tu hermana?

–Se fue al mar, estoy segura de que es pirata. Cuando ella y yo navegábamos en las aguas cercanas de aquí, hablaba mucho sobre eso –respondió la joven mirando a Jet con ojos de esperanza.

–Si es pirata, la mejor forma de que la encuentres es que vayas a Grand Line, yo creo… –de pronto Jet se dio cuenta de lo que había escuchado– ¿sabes navegar?

–Sí,mi hermana me enseñó. Sé navegar por cualquier corriente y clima posible.


Luego, tanto Blaze, como su primero a bordo, miraron el cuerpo de Natsuki, en especial sus senos, que no eran para nada pequeños.

–¿Califica, verdad? –preguntó Jet a su capitán en voz baja.

–Eso ni se pregunta, que está como un tren.

–¿Entonces te la vas a ligar?

–No, ya sabes que soy fiel a Nami, pero de que está como un tren, está.

–¿Qué tanto dicen? –preguntó ella sonriendo.


–No nada –aclaró Blaze la garganta– si eres navegante, ¿te gustaría venir con nosotros? Vamos a Grand Line y ahí podrás buscar y reencontrarte con tu hermana.

La chica pensó por un momento y luego vio la tumba de su madre, para después recordar lo que Jet ya le había dicho antes. Su madre había muerto y su hermana todavía vivía, así que era lógico lo que tenía que hacer.

–Soy Natsuki, y soy su nueva navegante –sonrió– pero… no puedo dejar que le hagan algo a este campo.


–No te preocupes, esto está bastante escondido, y si tapo la entrada con acero, nadie podrá hacerle nada.

Pero a todos se les había olvidado algo muy importante –espera… ¿cómo carajos haces para crecer de esa forma? –preguntó Jet.

–Es sencillo, comí la fruta Kyo Kyo, así que puedo hacerme grande, y más pequeña, aunque tengo un límite, y tampoco puedo hacerlo por un tiempo demasiado prolongado. Ésa es la razón de que mi familia viviera alejada de todos en el pueblo. Cuando mi hermana y yo encontramos la fruta y yo la comí, en las noches no podía controlarme, y crecía o me hacía pequeña, y eso era un problema, por eso nos mudamos a este lugar –explicó. Ni ella misma, o Blaze o Jet, sabían que no podía crecer en verdad al tamaño de un kyojin real, sino que era más pequeña en realidad.

De esa manera, Natsuki se unió a los piratas de Blaze como la navegante. Rápidamente tomó uno de los camarotes grandes del Steeler y se dispuso a hacer un poco de limpieza, a pesar de que no era muy buena en ello –por cierto, aunque sea chica, no me pidan que les prepare comida, de verdad que no querrán probar lo que yo cocino –dijo. Blaze y Jet supieron entonces que lo ideal era encontrar un cocinero y un doctor muy pronto.

Al siguiente día, Blaze casi se arrepentía de tener a Natsuki en la tripulación –yo pienso que hacen bonita pareja –afirmaba la navegante, quien, como era su costumbre, estaba ataviada con muy poca ropa, un minishort de color azul y la parte superior de un bikini de franjas rojas y blancas.

–¿Cómo crees? Si él y ella sólo son nakamas, capitán y navegante, es todo –afirmaba Blaze con rostro de angustia.

–Pues él es lindo, y no sé por qué, pero a mí me da que se gustan. Además, mira, las posibles escenas y fanfics y todo eso, se podrían nombrar como LuxNa. Imagínate, un BlaxNa, como que no queda –la chica estaba echando por la borda las ilusiones de su capitán, emparejando a Nami ‘La gata ladrona’, con Luffy ‘Sombrero de Paja’.

–Ya verás que cuando los alcancemos, ella y él sólo serán nakamas y entonces podré hacerla mi esposa –aseguró el capitán ante la negativa de la joven.

Extra 1:
Spoiler:

Era apenas el segundo día de Natsuki en el Steeler y ella decidió levantarse muy temprano, más que los chicos al menos. Se dirigió a la cocina para hacer su primera labor como tripulante de Blaze, sacó algo del congelador, luego algunos platos y sartenes y se puso manos a la obra.

Cuando Jet, que fue el segundo en despertar, salió de su cabina, escuchó el ajetreo en la cocina, se acercó un poco y logró oír los sonidos de un guiso por lo que se devolvió frente a su cabina, pero no para entrar en ella, sino para tocar la puerta de Blaze y despertarlo así.

–¿Qué quieres? –abrió la puerta somnoliento –son las 6 de la mañana.

–Primeramente, son ya casi las 10, y en segunda, parece que nuestra nueva navegante nos está haciendo desayuno –al escuchar eso, Blaze cerró la puerta y luego salió ya con ropa, listo para degustar su desayuno. Jet le siguió mientras pensaba en lo egoísta y convenenciero que su capitán podía llegar a ser.

–¡¡Chicos!! –exclamó ella al verlos entrar, mientras vestía como un ama de casa, con un pañuelo en la cabeza para evitar que el cabello le estorbara, y un mandil, aunque con la diferencia de que debajo de éste, sólo llevaba la parte superior del bikini– para celebrar que ahora estoy en la tripulación, les he preparado el desayuno, ahora se los sirvo. Como les dije, no soy muy buena cocinera, pero hoy he hecho mi mejor esfuerzo –Blaze tomó el cuchillo y el tenedor y estaba listo a recibir algo delicioso, pero cuando vio los platos, su sonrisa se desvaneció –disfrútenlo– exclamó Natsuki sonriendo.

La comida que ambos tenían en frente, parecía más bien un pedazo de carbón. Era evidente que estaba quemada y no lucía muy comestible

–Vamos, cómetelo –le dijo en voz baja Blaze a su primero a bordo mientras Natsuki preparaba otro plato, probablemente para ella.

–No creo que pueda comerse –respondió éste también en voz baja.

–Es una orden –le sonrió el capitán de forma burlona mientras Jet respondía con unos ojos asesinos, maldijo a su capitán y luego utilizó el cuchillo para cortar lo que pretendía ser pescado, descubriendo con sorpresa que, por dentro, la pieza estaba congelada. Tomó lo poco que había cortado y con esfuerzo se lo llevó a la boca para masticarlo un poco. Cuando lo hizo, abrió sus ojos y él mismo quedó sorprendido.

–Sabe bien… –le dijo a Blaze quien también comió un poco y corroboró lo dicho por el espadachín.

–¿En verdad está delicioso? Es una receta familiar –rió Natsuki al sentarse en la mesa ya con su plato. Los chicos sólo se miraron uno al otro, sabiendo que al menos no morirían de hambre, aunque fuese con una comida bizarra y extraña.

Los extras no es que influyan mucho en la historia, son más bien para conocer un poco más a los personajes.
avatar
kaizoku ou

Masculino Libra Rata
Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 32
Localización : En un dojo, puliendo mi Kyokugen karate

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por kaizoku ou el Sáb Abr 02, 2011 11:27 am

Capítulo 6 (Grand Line):

Spoiler:
Los piratas ya habían decidido ir hacia Grand Line. No podían regresar a otra isla a buscar a otro tripulante, pues eso supondría una gran pérdida de tiempo, sobre todo para tres viajeros que estaban buscando a personas que debían estar en el legendario océano.

–¿Estás segura? Es que a mí me parece imposible –aseguraba Jet al ver un mapa que Natsuki extendía sobre la mesa de su habitación.

–Mi hermana me dijo una vez que sí era cierto. El barco va a subir por Reverse Mountain y de alguna forma, debemos llegar a Grand Line –explicó Natsuki, mientras que Blaze ni siquiera estaba ahí, pues se encontraba durmiendo en su camarote.

–Me he dado cuenta de que nuestro capitán es un vago total… Ni hablar, el barco ya está en posición, ¿verdad? Lo único que resta es esperar –dijo Jet viendo hacia dirección de proa cómo el horizonte lucía muy negro, a causa de los nubarrones.

–Sí, y parece que va a llover –dijo Natsuki quitándose su minishort para quedar sólo en un diminuto bikini.

–¿Por qué te desnudas?

–Si me voy a mojar, será mejor que esté en mi traje de baño, ¿no crees?

–Yo pienso que es más apropiado un impermeable, pero bueno.

De cualquier manera, no era que la castaña tuviese mucha ropa, pues contaba con muy pocos cambios y ya sería hasta entrar a Grand Line que compraría algo de ropa. Mientras el Steeler se acercaba hacia Reverse Mountain, Natsuki explicaba lo que podía a Jet y a un recién despertado Blaze. Sobre Grand Line, el Calm Belt y otras cosas.

–¿Cómo es que sabes tanto?

–Mi hermana me enseñó muchas cosas cuando salíamos juntas a navegar y nunca se me van a olvidar. Ella conoció a un pirata una vez, el cual iba de regreso a Grand Line pues él ya había estado ahí. No recuerdo su nombre, pero Mizuki decía que era pelirrojo con tres cicatrices en su ojo izquierdo. Él le contó muchas cosas sobre Grand Line y eso.

Ninguno de los tres tenía mucho idea de quién era ese pirata. Tal vez Blaze quiso recordar algo, pero ya que no le dieron mucha importancia, el asunto fue olvidado rápidamente. Había que concentrarse en entrar por Reverse Mountain y salir hacia Grand Line con bien. La sorpresa de los tres piratas fue mayúscula cuando desde lejos vieron esa corriente ascendente que parecía totalmente sobrenatural.

–¿Tú por qué te sorprendes, si ya lo sabías? –preguntó Jet a Natsuki quien tenía la boca totalmente abierta.

–No deja de ser impresionante –balbuceaba la joven.

Afortunadamente, el Steeler era una fragata demasiado grande y ello le ayudaba a no ser arrastrada con demasiada violencia hacia el interior de la cavidad por donde la corriente subía. Sin embargo, eso no era suficiente confianza como para decir que no iba a haber un accidente, cosa que Jet tenía presente.

–Blaze, ¿puedes crear un par de barras de acero? –preguntó, y su capitán asintió antes de empezar con la fabricación de lo pedido. Las barras eran largas, no tan gruesas, pero igualmente resistentes al ser de acero. Jet tomó una de ellas y Blaze hizo lo propio mientras que Natsuki miraba sin entender muy bien. Capitán y primero de a bordo se miraron a los ojos una vez y rápidamente comprendieron lo que había qué hacer. Al llegar a la corriente, que con brusquedad empujó el barco hacia la dirección de la cima de Reverse Mountain, ambos piratas empujaron sus respectivas barras e hicieron palanca con sus propios cuerpos hacia el barco, para alejarlo de las paredes rocosas del pasadizo.

Natsuki sonrió al ver a ambos en acción –“son fuertes” –pensó y luego tomó el timón, creció un poco para tener algo más de fuerza y trató de mantenerlo firme, ayudando así a la labor de sus nakamas. Pasaron algunos segundos y luego, tras haber sentido el timón muy duro debido a la corriente, éste se volvió suave, demasiado, ni siquiera con la resistencia que oponía un agua no agitada.

Ella se apresuró a salir, pensando que ya todo estaba bien y a felicitar a sus dos compañeros –¡muchachos, todo salió de mar… –pero su boca ya no pudo terminar la frase cuando, a donde quiera que miraba, sólo había cielo y nubes– ¿pero qué… paaaasaaaaaa?! –el Steeler, que se había suspendido en el aire un momento, ahora bajaba a toda velocidad por otra corriente, ésta ya no ascendente, sino, evidentemente, descendente.

–¡No te quedes ahí parada, toma el timón! –le ordenó Jet a la navegante, quien, luego de ser despertada de su lapsus por ese grito, se apresuró a obedecer y llevar a buen puerto la nave. La calma volvió entonces. Después de que los tres quedaron totalmente empapados, el Steeler tomaba un curso muy lento, al pasar por unos cabos gemelos. Luego de subir por la primera corriente, el navío había virado unos grados hacia el Este y luego cayó sobre la otra corriente, la cual lo estaba “depositando” en el legendario océano Grand Line.

–¿Lo ven? Les dije que era buena idea que usara mi traje de baño –dijo Natsuki mientras mostraba una estampa de una bellísima chica en diminuto bikini, totalmente mojada, lo que hizo que Jet y Blaze tuvieran que tomarse de su nariz para evitar perder demasiada sangre.

De pronto, Blaze reaccionó y se emocionó bastante apuntando hacia la izquierda de la proa –¡miren, nuestra primera isla en Grand Line! –señaló.

Para el Steeler era complicado acercarse de manera rápida a ese lugar, ya que el islote era muy pequeño y estaba demasiado cerca, ni siquiera parecía una isla, y para terminar, era de color azul oscuro. Jet, al ser el único de los tres que no había comido una Akuma no Mi, se lanzó al agua con cautela para alcanzar la “isla”. Nadó un poco, y finalmente llegó al lugar.

–Vaya, pensé que estaba más lejos, entonces es muy chica –dijo Blaze al ver a su compañero tan cerca, y ya en la isla.

–Pero no se siente como tal. El suelo es muy raro, algo resbaladizo –y antes de que pudiera explicar más, la isla empezó a elevarse hasta dejar ver que se trataba de un enorme cachalote, tan grande, que su ojo era de mayor tamaño que Jet, quien precisamente estaba resbalando por esa zona, hasta que cayó al agua. La ballena abrió su inmensa boca y el espadachín fue tragado ante la incredulidad de sus amigos. Esta incredulidad pasó a desesperación, haciendo correr a ambos por toda la cubierta del barco sin saber qué hacer, hasta que la sorpresa inundó sus rostros, cuando, de una escotilla de la misma ballena, salían Jet y un extraño anciano con una flor en el cuello.

–Vaya, me habían dicho que en Grand Line había cosas extrañas, pero no pensé que hubiera ballenas mecánicas –dijo Blaze al escuchar la descripción del interior del cetáceo por parte de Jet.

–No es una ballena mecánica. Su nombre es Laboon y está viva. Lo que viste muchacho –se refirió a Jet– son sólo partes que yo he arreglado para curarla.

Él era Crocus, el vigilante de los Cabos Gemelos, y viendo que los tres piratas tenían un noble corazón, decidió explicarles el modo de navegación de Grand Line. Claro que eso de noble corazón, se le nota más a unos, como Natsuki, que a otros, como Jet.

–¿Es usted doctor? –preguntó Natsuki, quien estaba secándose con una toalla.

–Algo así, mi deber ahora es curar a esta ballena, mi amiga Laboon.

–¡Venga con nosotros, viejo! No tenemos doctor y usted nos ayudaría mucho –le propuso Blaze, pero Crocus se negó inmediatamente.

–Debo quedarme aquí, Laboon está esperando a unos amigos, y yo me quedaré a acompañarla. Ustedes deben seguir y encontrar a más personas, seguro que lo harán y les aseguro que será más interesante –afirmó el anciano.

–Una pregunta más –pidió Blaze.

–Dime muchacho.

–¿Usted vio pasar a los Mugiwara por aquí?

–Por supuesto. Ellos estuvieron aquí, hace unos tres o cuatro meses, tal vez más, tal vez menos, no recuerdo bien. ¿Por qué la pregunta?

–No se preocupe, no es nada. ¡Vamos, no hay tiempo que perder! –apuró Blaze a sus compañeros y éstos subieron al Steeler, luego de haber descansado un momento en la tierra firme de los Cabos Gemelos. Eligieron uno de los campos magnéticos, y todo estuvo listo para, ya en verdad, encontrar su primera isla en este océano.
avatar
kaizoku ou

Masculino Libra Rata
Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 32
Localización : En un dojo, puliendo mi Kyokugen karate

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por alex_orochi el Dom Abr 03, 2011 11:07 pm

Me gusta Natsuki :ero: :ero: xD

Me encanta este fic, se ve que lo estás ambientando de buena forma, con buenas aventuras. Ojalá que los siguientes personajes que pongas les des una forma muy divertida.

Por cierto, por alguna muy extraña razón, Blaze me recuerda a tí KO ¿Por qué será? xD

Saludos

_________________
avatar
alex_orochi
Administrador
Administrador

Masculino Libra Gato
Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 04/03/2011
Edad : 29
Localización : Mm.... eso quisiera saber :P

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por Marty McFly el Lun Abr 04, 2011 12:07 pm

2 o 3 meses desde que pasaron los Mugis? No se como va la línea temporal, pero o bien podrían irrumpir en Marineford, o cuando lleguen a Shabaody pueden incluso adelantarlos! Lo seguiré leyendo ^^
avatar
Marty McFly

Masculino Libra Caballo
Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 05/03/2011
Edad : 26
Localización : United States of Eurasia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por kaizoku ou el Mar Abr 05, 2011 2:17 am

alex_orochi escribió:Me gusta Natsuki :ero: :ero: xD
Natsuki es una chica inocente en un mundo hijo de puta xD más adelante se ve más sobre ello.

alex_orochi escribió:Por cierto, por alguna muy extraña razón, Blaze me recuerda a tí KO ¿Por qué será? xD

Saludos
Bueno, supongo que todos los personajes tendrán algo mío, y es posible que a Blaze se le note más xD

Marty McFly escribió:2 o 3 meses desde que pasaron los Mugis?
La verdad es que inicialmente, cuando escribí este capítulo (hará cosa de seis o más meses), decía "5 ó 6 meses", pero gracias al post de Gia Secando (el de tiempo transcurrido en la historia, de PK) esto se adecuó. Ya se verá en poco tiempo el por qué de eso xD

Muchas gracias por los comentarios. El próximo capítulo debería ser el martes.
avatar
kaizoku ou

Masculino Libra Rata
Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 32
Localización : En un dojo, puliendo mi Kyokugen karate

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por kaizoku ou el Jue Abr 07, 2011 5:21 am

Capítulo 7 (Isla Criolla):
Spoiler:
–Qué bueno que Crocus-san tenía una Log Pose –sonreía Natsuki a la mañana siguiente, cuando la banda partió desde los Cabos Gemelos.

–¿Sabías que se necesitaba esa cosa para navegar aquí, y aún así venimos sin tener una? –preguntó Jet algo enfadado con la navegante.

–Bueno, yo pensé que al entrar habría una especie de tienda donde comprarlas o algo así. Además Blaze tenía mucha prisa por llegar a Grand Line. No deberías de preocuparte, todo ha salido bien, ¿o no?

La discusión la interrumpió Blaze, quien anunció que iba a dormir y pidió no ser despertado hasta llegar a la isla. Jet y Natsuki estaban dándose cuenta de cuán flojo era su capitán. Y más cuando ambos, solos, se enfrentaron al cambiante clima que se presentaba en ese primer trayecto desde los Cabos Gemelos hasta la primera isla de su largo viaje. Ambos terminaron mojados, con nieve, despeinados y más tarde, quemados por el fuerte sol.

Blaze salió tiempo después, ya con el cielo despejado, aunque eso sí, mucho calor –qué hermoso clima, no sé porqué dicen que el tiempo de Grand Line es complicado –dijo y luego vio a sus dos nakamas derribados de cansancio en la cubierta del Steeler– oigan, no es tiempo de holgazanear, hay que disfrutar este bonito día –les comentó con una amplia sonrisa. Por supuesto, se llevó un par de miradas asesinas.

Pero afortunadamente para él, alcanzó a ver una isla y pudo disipar un poco el enojo de sus tripulantes. El Steeler se acercó cautelosamente pero eso no evitó que un disparo de rifle reventara una parte de la barandilla del barco, que estaba ubicada cerca de popa.

–¿Con que así quieren jugar? –Blaze no demoró en hacer balas, no tan grandes como las de cañón, pero las fabricó más rápido y las lanzó hacia dirección de sus atacantes. Mientras el barco seguía acercándose, entraba en una bahía, y Jet recomendó a Natsuki que se pusiera en acción.

–Pero no sé qué tan hondo está aquí, ¿tú me rescataras si me hundo de más?

–No seas tonta, es una bahía, no puede estar más hondo de tu cadera si creces al máximo –le afirmó y entonces la castaña sonrió y saltó hacia el mar para luego tomar un tamaño de una kyojin, lo que desestabilizó un poco el Steeler de cualquier forma.

–Dios… ¿ella es tonta, o se hace? –se preguntó Jet al subir rápido al mástil más alto del barco, y desde ahí saltar para quedar colgado del bikini de la navegante, que era todavía lo único que la joven tenía puesto.

–Oye, no pensé que fueras tan mañoso, Jet.

–¡Cállate y vamos hacia la costa!

Gracias a los enormes pasos de Natsuki, los dos demoraron muy poco para vérselas con tres tiradores con escopeta que estaban por ahí, ya un poco mermados por los ataques de Blaze. Detrás de ellos estaba una mujer con cabello al estilo punk, de color rosado, sus labios pintados en negro, vestida con ropa algo desgarrada. Nada femenina, por cierto.

Recargado en una palmera que estaba cerca de ahí, buscando su sombra, se encontraba un hombre alto y muy fuerte, con cabello rubio hacia atrás y ropa casual, camisa blanca con cuadros azules y pantalón azul. Tenía una katana en su costado izquierdo y, curiosamente, estaba bebiendo una taza de té.

La chica en cuestión lanzó entonces un grito ensordecedor, que hizo incluso que Jet cayera desde donde estaba tomado, y que Natsuki detuviera su avance para tomarse los oídos.

–¿Qué tal, les ha gustado? –se burlaba la chica mientras se disponía a lanzar otro de sus gritos, pero antes de que abriera su boca de nuevo, Jet envió un corte volador. Éste iba directo a su cuerpo cuando, de la nada, apareció el otro sujeto, el rubio deshizo el ataque con un golpe de su espada.

En ese mismo momento, Blaze arribaba a la zona dispuesto a ayudar a sus compañeros, pero el espadachín enemigo detuvo las hostilidades –esperen, tal vez no sea necesario pelear, ¿son piratas? –preguntó, obteniendo respuesta afirmativa– entonces bajen sus armas, no hay nada contra ustedes, mi nombre es Katsuro y ella es Suzume, somos guardianes de esta isla de Criolla. Para demostrar nuestras disculpas, los invitamos a comer al palacio real.

Los piratas se reunieron entonces. Por lo que sabían, tenían que esperar un tiempo antes de que la Log Pose se cargara, había que comprar algunos víveres y además Natsuki debía conseguir algo de ropa, no podía estar en su bikini para siempre –está bien, aceptamos –comunicó Blaze, aunque tanto él, como Jet, sabían que no debían de confiar demasiado.

–Si no teníamos porqué pelear, ¿por qué nos han atacado? –preguntó Jet.

–Criolla es acosada por rebeldes –respondió Katsuro– esta isla es parte de una pequeña Federación de nombre Yuki, de esta parte de Grand Line, gobernada por el Rey Masanori. Esta isla es gobernada por su representante, Sadao, a quien puede que conozcan en el palacio.

No era algo normal que a unos piratas se les proporcionara tanta información, pero Blaze y Jet todavía querían ver qué más iba a suceder. Criolla era una isla calurosa, con un clima tropical. Palmeras y casas hechas de paja podían verse por todos lados. Mientras más caminaban nuestros protagonistas, mayor se hacía la ciudad, cuyo centro estaba alejado de la playa. Había una calle principal, con suelo empedrado que daba directo hacia el palacio y desde ahí, hacia los costados crecía la ciudad, estando las casas de los habitantes en los lugares más alejados de ahí, mientras que lo más cercano eran los comercios y tiendas. No parecía ser un lugar demasiado sofisticado, a excepción del palacio, el cual estaba formado por un par de torres y una pequeña columna central, todo con acabados de oro.

Natsuki vio, ya cerca del palacio, una tienda de ropa. En verdad necesitaba una. De sus dos cambios de ropa, uno se había arruinado y el otro estaba sucio, y esa era la razón de estar en bikini, lo que hacía que más de uno la volteara a ver. Sin embargo, cuando estaba por dirigirse a la tienda, recordó que no tenía nada de dinero.

–Toma, aquí están algunos berries, supongo que te alcanzarán para unos 3 ó 4 cambios –le dio Blaze algunos billetes y ella, con sus ojos húmedos le agradeció y entró al establecimiento rápidamente, haciendo que los demás esperaran un poco.

–¿De dónde sacaste el dinero? –preguntó Jet azorado con la escena anterior.

–Cuando robé el barco, también robé dinero, tengo también para la comida. ¿Qué te parece, no soy tan mal capitán, verdad? –sonrió orgulloso. Jet pensó que eso compensaría lo perezoso que su compañero era.

Unos veinte minutos después, Natsuki salió de la tienda con un par de bolsas –¡miren, ya tengo ropa! –enseñó a sus nakamas dos cambios, uno que consistía en unos jeans ajustados y blusa normal, y otro de un minishort con una blusa muy corta y de tirantes.
–¿Y en la otra bolsa qué tienes?

–Un bikini y ropa interior –respondió mientras Jet se golpeaba en la frente con la palma de su mano. Los piratas fueron apresurados por sus anfitriones y finalmente entraron al palacio. No era muy grande y no demoraron mucho en llegar a una habitación, que más bien parecía un estudio. Ahí, detrás de un escritorio, se encontraba un hombre bastante flacuchento, con el cabello largo negro y unos dientes de oro que sacó a relucir cuando abrió la boca. Sus ropas eran elegantes, pero le quedaban bastante grandes, así que no se veía demasiado bien.

–Sadao-san, ellos son piratas y lucen bastante fuertes –presentó Katsuro al trío ante el gobernante de esa isla.

–Si tú lo dices, creo que estará bien, pero primero que nos acompañen a comer. Suzume, informa a la servidumbre que preparen la mesa principal –ordenó Sadao y la chica punk obedeció. Pocos minutos después, todos acudieron a ese salón donde fueron servidos de una buena comida por parte de varias sirvientas. Además de los ya conocidos, había otro sujeto, sentado enseguida de Suzume, quedando de esa forma frente a Jet. Al verse ambos a los ojos el primero le dedicó una especie de gruñidos al espadachín.

–Él es Takeshi, a veces no es muy amigable con las visitas, pero no te preocupes –explicó Katsuro. Takeshi era muy moreno, con cuerpo normal, pero con unos brazos más largos de lo normal, ojos pequeños y cabello negro corto, con dientes afilados que parecían de una bestia.

–Se preguntarán por qué los he invitado a comer. Bueno, pues la isla, y en general la Federación de Yuki, han sido últimamente atacadas por rebeldes. Necesitamos entonces más defensores de este reino, defensores de la paz –afirmó Sadao antes de darle el primer sorbo a su vino.

–Si entiendo bien, ustedes quieren que nosotros seamos parte de su guardia real o algo por el estilo –dijo Jet. Sadao asintió con la cabeza. Antes de que el espadachín pudiese responder, su capitán lo hizo.

–Somos piratas, no guardias. No salimos al mar para conseguir un empleo o algo así, sino para buscar nuestros sueños, y para ninguno de nosotros, su ideal es quedarse aquí.

Sadao esperaba que pudiese haber una respuesta negativa, pero no una tan tajante, así que pidió que todos empezaran a comer y más tarde ahondarían en el asunto. De pronto Sadao hizo un gesto de asco y lanzó un plato con sopa al suelo –dije específicamente sin cebolla, ni una pisca. ¡Fubuki, ven para acá! –llamó enfadado. Una joven de tez sumamente blanca, con cabello azul muy claro hasta los hombros y ojos también azules, arribó al comedor, vistiendo un traje de sirvienta. En su mirada y rostro había preocupación.

–No voy a preguntar por qué diablos has puesto cebolla en la sopa. Pero sí voy a hacer que limpies –le ordenó, y luego pidió a sus guardias que también derramaran la sopa en el suelo, para que Fubuki la limpiara, lo que hizo que Blaze se levantara violentamente.

–¡¿Qué diablos creen qué hacen?! –gritó visiblemente enfadado.

–No te preocupes –trató de calmarlo Katsuro– ella es esclava del palacio, así que no importa –dijo como si fuese algo normal.

–¡Eso es aún peor, ninguna persona es propiedad de alguien más!.

–¡Es cierto! –siguió Natsuki, más que nada para apoyar a su nakama, mientras que Jet observaba la situación con cuidado.

–Si no les gusta, es hora entonces de que se marchen de aquí. Son cobardes como guerreros y tontos como humanos –les dijo Sadao. Jet estaba por utilizar su espada al escuchar esto, pero Natsuki, en uno de sus pocos momentos de inteligencia y buen juicio, lo detuvo.

–Mejor vámonos capitán –le pidió la joven a Blaze y éste accedió, llevándose ambos a Jet casi a rastras, pues estaba ansioso por desenfundar su espada.

Cuando los tres salieron del palacio, Sadao ordenó a Fubuki que siguiera limpiando –hay gente que todavía no sabe cómo se mueve este mundo. Takeshi, ve a acabarlos –le ordenó y éste se apresuró a alcanzar al trío pirata.
Me he tardado un día más, ayer estuve bastante atareado xDD
avatar
kaizoku ou

Masculino Libra Rata
Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 32
Localización : En un dojo, puliendo mi Kyokugen karate

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por kaizoku ou el Dom Abr 10, 2011 10:53 pm

Capítulo 8 (Batalla en Criolla):
Spoiler:
Los tres, ya estaban cerca de salir de la población, mientras que Jet aún refunfuñaba por lo sucedido –oye amigo, por desgracia, la esclavitud es común para muchas personas en Grand Line, es lo que he sabido –le dijo Blaze haciendo una mueca, cuando de pronto se apareció Takeshi, quien con una gran velocidad, noqueó a Natsuki de un solo golpe.

Luego se dispuso a golpear a Blaze, pero éste hizo un escudo de acero y luego se lo lanzó al sujeto, quien más bien parecía una bestia. Había algo de gente cercana a donde estaba suscitándose la pelea y la mayoría corrían despavoridos. Ya conocían lo que sucedía cuando Takeshi estaba en un mandato de Sadao.

Los escudos no habían servido de mucho, Takeshi los había quitado de su camino como si nada y arremetía de nuevo contra Blaze, quien ahora había creado un par de pequeñas cuchillas y con ellas quiso cortar las manos de su enemigo, pero la fuerza era demasiado y no sólo las cuchillas se doblaron, sino que el pirata se había quedado sin guardia y Takeshi aprovechó para, con un golpe parecido a uno de sumo, hacerlo volar algo lejos.

Jet había levantado a Natsuki y la había colocado en un lugar seguro. Ahora era su momento de pelear mientras que Blaze se quitaba algunos escombros de una pared que había hecho pedazos al chocar con ella tras ser lanzado por su rival –lo subestimé, qué bueno que soy acero y no me ha dolido, pero vaya que es fuerte –decía el capitán mientras creaba un par de bastones largos.

Jet se las arreglaba para no recibir golpes del rapidísimo Takeshi, aunque ya en dos ocasiones, rozones en su abdomen le habían representado algo de daño.

–Fuerza bruta total… Eres fuerte, pero sólo eso, voy a enseñarte tu lugar –le dijo Jet y luego detuvo a Blaze quien ya se disponía a ayudarlo. El espadachín se alejó un poco de Takeshi y luego levantó su espada en dirección al cielo– un Ookami no le teme a la oscuridad, no teme al silencio… ¿Qué hay de ti?

Takeshi no prestó atención a lo que Jet acababa de recitar y ello le costó. El pirata hizo un círculo con su espada, a Blaze le pareció que el lobo en la chaqueta de su primero a bordo brillaba un poco, y luego un corte en forma de aro salió volando en dirección a su atacante quien ya iba rápido a tratar de herirlo. Usando sus largos brazos, Takeshi se dispuso a deshacerse del corte pero justo cuando lo iba a golpear, Jet fue hacia su encuentro y tres ataques chocaron al mismo tiempo.

–Mangetsu… –cuando Jet dijo esto, Takeshi parecía estar paralizado, o más bien desorientado, mirando hacia izquierda y derecha– ¡no Houko! –y el pirata le cortó el pecho al guardián del reino, haciendo que cayera derribado
.
–Jet, Jet, ¿estás bien? –le llamó su capitán, pero él no respondía, sólo lo volteó a ver de manera extraña.

–Espera un poco –le pidió y luego se talló un poco los ojos, parpadeó en varias ocasiones y sus ojos ya se vieron distintos.

–¿Qué ha sido eso? –preguntó el capitán pirata.

–Mi Mangetsu no Houkou. Parece que lanzo un corte volador, pero son dos, el segundo es más rápido, y cuando están por chocar con mi oponente, yo doy un último corte con mi espada. El choque ocasiona un brillo que te deja ciego, y un sonido tan agudo, que produce sordera. Claro, esto es sólo temporal, pero para una bestia como él, es suficiente para derrotarlo.

Blaze lo entendió, aunque muy por fuerza. Se dio cuenta del ingenio que podía tener el espadachín, al menos en combate. Los dos fueron con Natsuki a despertarla y ahí se encontraron con varios de los ciudadanos del pueblo, quienes estaban azorados de que Takeshi hubiese sido derrotado.

–Ayúdennos por favor –pidió una mujer– ustedes son fuertes, derrotaron a Takeshi, ayúdennos por lo que más quieran –los demás querían detenerla, por lo peligroso que era, pero a la vez, también querían lo que ella había dicho. En cuanto Natsuki despertó, le comunicaron que no iban al barco, sino hacia el palacio, y ella asintió. Tampoco le gustó lo que había pasado y quería cambiarlo entonces.

–Derrotaron a Takeshi… –comunicó Suzume a Katsuro y Sadao, quienes no parecían muy afectados por la noticia.

–Yo me encargo del loco, tú del espadachín –le dijo Sadao a su secuaz y éste bajó hacia el comedor. Suzume supo que para ella sería la chica, es decir, Natsuki.

Tras deshacerse de los guardias de la entrada, el trío de piratas llegó hasta el salón principal, y de ahí se separaron. Ni Blaze ni Natsuki sabían a donde ir, pero Jet sí, a su mente vino rápidamente el recuerdo de Fubuki limpiando lo deliberadamente derramado por Sadao y los otros guardias, y por ello fue al comedor, donde, cínicamente, Katsuro estaba sentado, tomando té.

Jet no dudó en atacarle con su espada, pero sólo cortó la silla donde el rubio estaba sentado y éste apareció al otro lado de la habitación. Fubuki, quien estuchó el desastre, se asomó por la puerta que daba al comedor. Jet intentaba golpear a Katsuro, pero éste aparecía y desparecía de un lugar a otro como por arte de magia.

–¿Qué diablos…? ¡Deja de huir de mí!

–Es un usuario de Akuma no Mi, comió la fruta Fuku Fuku, puede teletransportarse –le dijo la jovencita de cabellos azules. Era difícil para Jet entonces tratar de golpearlo, y lo peor es que recibió pronto tres cortes, uno en el brazo, cerca de haberle dado en la espalda, donde, por su orgullo de espadachín, no debía permitir ser herido.

De pronto Fubuki entró a la cocina, se escucharon unos ruidos extraños y momentos después, la chica salió con un sartén que tenía forma extraña y ella lo accionó de alguna manera para que saliese vapor. Gracias a esto, Jet pudo percibir dónde iba a aparecer Katsuro y lo hirió en par de ocasiones.

Pero esto no iba a detener tan fácilmente el combate y de alguna extraña forma, el rubio encendió en llamas su espada –¿es la primera vez que te cortan y te queman a la vez? ¿Cómo se siente? –preguntó Katsuro sonriendo con locura luego de hacer una herida en la pierna derecha del pirata.

–Este Ookami no le teme al fuego, ¡Gekido no Kenshi! –el joven dio entonces una especie de estocada que Katsuro trató de bloquear con su espada, pero a pesar de ello, la herida llegó hasta su pecho y fue lanzado hasta hacer añicos la pared del comedor y desde ahí, caer hasta el sótano.

Con rostro de un poco de dolor, Jet guardó su espada y luego volteó a ver a Fubuki, quien estaba derrumbada en el suelo, con sus piernas al frente, pero flexionadas hacia ella –¿qué pasa? –preguntó el pelirrojo-negro al ver un rostro extraño en la joven.

Ella se talló sus ojos, los cuales estaban húmedos. Su boca, con una mueca de angustia, formó una sonrisa y dijo –no pensé que algún día alguien derrotaría a Katsuro o a los otros. Ustedes… ¡Ustedes pueden ayudarme, ayudarnos a mí y a todo el reino de Yuki!
avatar
kaizoku ou

Masculino Libra Rata
Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 32
Localización : En un dojo, puliendo mi Kyokugen karate

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por kaizoku ou el Vie Abr 15, 2011 10:53 pm

Capítulo 9 (La Princesa):
Spoiler:
Jet no sabía qué responder a lo dicho por Fubuki, pero se acercó a la chica y la ayudó a levantarse –¿a qué te refieres?

–Déjenme ir con ustedes, por favor. Si Sadao es vencido, seré libre –explicó ella.

–Tú eres libre desde que naciste, nadie es el dueño de otra persona –cuando Fubuki escuchó eso, se sorprendió mucho y luego sonrió, pero al mismo instante, empezó a llorar levemente –oye, no te pongas así. Mejor vamos a ver si Natsuki o Blaze necesitan ayuda, ehh… ¿Fubuki era?

–Puedes decirme Fuu.

La navegante por su parte, había encontrado a Suzume en la planta alta, y quien la dejaba sorda y luego la golpeaba cada dos por tres. Su fruta, la Koe Koe no Mi, le permitía gritar de forma que era dolorosa para sus enemigos. Además Natsuki no podía hacerse enorme, en parte por los gritos, en parte porque sabía que derrumbaría la mansión con sus nakamas dentro.

Cualquiera hubiese desechado la idea que Natsuki iba a realizar, pero sus pocas luces le permitieron pensar que podría funcionar. Comenzó a moverse por toda la habitación donde ambas se encontraban, aunque seguía recibiendo los gritos de Suzume, los cuales ya le estaban haciendo perder el equilibrio; sin embargo notó que en una ocasión, los gritos no la alcanzaron, y entonces tuvo la idea de hacerse pequeña. Por supuesto, una onda sonora le haría mucho mayor daño si su tamaño decrecía, pero la pirata no pensó en eso, y tuvo suerte de que Suzume no la alcanzara a ver y lanzara sus gritos en dirección muy equivocada.

–¿Dónde estás? Sal, maldita cobarde.

Antes de que se diera cuenta, Natsuki ya estaba en su hombro, de pie y lista para atacar –¡sorpresa! –le dijo y empezó a crecer, bastante, a un tamaño mayor al normal y terminó aplastando a Suzume contra el suelo, haciendo que éste, al ser de segunda planta, se derrumbara y ambas cayeran casi encima de Jet y Fuu. Natsuki ya con la caída, regresó a su tamaño normal, pero su rival estaba demasiado dañada por el doble impacto con la pirata encima de ella.

–Mejor no te levantes –la amenazó Jet con su espada y luego entre los tres la ataron para que ya no se moviera de ahí. Sólo faltaba Blaze. quien desde que había empezado su combate, se vio con alguien totalmente distinto a Sadao. Claro, se trataba de él, pero en otra forma, era un gorila, literalmente, pero más veloz que uno normal y con fuerza todavía más destructiva. El pirata ya estaba sangrando por la boca debido a algunos golpes.

–Quebrar barras de acero… eso no me lo esperaba –dijo sonriendo. Jet y Natsuki estaban por ayudar a su capitán, pero éste los detuvo– no se preocupen, ya acabó todo –señaló y es que su enemigo estaba cubierto de sangre y heridas más graves que las de él–no fue fácil, pero el acero toma muchas formas.

Luego de eso, los cuatro salieron del palacio y Natsuki fue demasiado lenta para darse cuenta de que Fuu estaba con ellos –quiere ir con nosotros –le dijo Jet.

–Se los pido, ustedes son fuertes, sólo quisiera llegar hasta mi isla Yuki. El Log Pose desde aquí nos llevará, por favor –pidió la chica de rodillas.

–Levántate –le sonrió Blaze, mientras le daba la mano– vamos al barco y ahí nos contarás todo, será mejor –le dijo y ella asintió. Al pasar por el pueblo, Blaze orgulloso gritaba a los cuatro vientos que Sadao y los suyos habían sido derrotados. La gente de inmediato se dirigió al palacio para verificar lo sucedido. Ya no pudieron agradecer, pues los piratas se habían retirado con prisa de la isla Criolla, sobre todo porque el mismo Blaze llevaba una bolsa grande de artículos de oro puro que había recolectado a su salida del palacio; de alguna u otra forma, los piratas deben de sobrevivir. Seguramente ninguno de ellos volvería y entonces era hora de que Fubuki contara su historia a los piratas de Blaze.

–Primeramente me presentaré. Mi nombre es Aoi Fubuki, princesa no heredera del reino de Yuki –ninguno esperaba tal revelación, ¿qué hacía una princesa cómo esclava? Y algo más importante, al menos en la mente de Natsuki:

–¿Qué es princesa no heredera? –preguntó, provocando que Blaze y Jet se golpearán en la frente con la palma de sus manos.

–Mi hermana mayor es la heredera, porque ha nacido primero, yo soy menor, pero sigo siendo princesa. Voy a contarles entonces lo sucedido en mi reino.
Gracias por la edición, y es que en la pc donde lo estaba haciendo, estaba conectado desde anonymouse y no me deja ver la vista previa xDD


Última edición por kaizoku ou el Sáb Abr 16, 2011 6:42 am, editado 2 veces (Razón : Colocaste una etiqueta "quote" en lugar de una "spoiler" xD)
avatar
kaizoku ou

Masculino Libra Rata
Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 32
Localización : En un dojo, puliendo mi Kyokugen karate

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por Marty McFly el Mar Abr 19, 2011 2:59 pm

Leído el 7.

¿Es cosa mía o la chica-punk se parece a Bellemere y Fubuki a Vivi? xD

Voy a comer y sigo leyendo ^^
avatar
Marty McFly

Masculino Libra Caballo
Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 05/03/2011
Edad : 26
Localización : United States of Eurasia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por kaizoku ou el Jue Abr 21, 2011 12:28 am

Capítulo 10 (La historia del país del hielo):
Spoiler:
Dos años atrás, en las heladas tierras de Yuki, a pesar de una ventisca, la reina del lugar, Aoi Yuki llamaba a la menor de sus hijas, Fuu de 18 años, que se encontraba cerca, para subir a una colina cercana al castillo donde la familia real moraba.

–¿Ves eso, Fubuki? –le señaló hacia abajo, donde la ciudad cercana al palacio estaba repleta de personas– ¿sabes qué es lo que hace a un reino? –Fuu miró a su madre esperando la respuesta, ya que seguramente no la había hecho ir allí para hacerle un cuestionario– no es el que lo gobierna, tampoco es su clima, o su extensión, su posición o su poderío. Los reinos están hechos por personas. La gente que ves ahí abajo es la que hace a nuestro reino, ¿y sabes qué es lo más importante? Que esas personas sonrían, que sean felices. Si es así, un reino estará a salvo, sin importar los problemas que pueda haber. Si su gente sonríe, todo está bien. Como un miembro de la familia real, también es tu deber que esa gente nunca pierda su sonrisa, ¿entendiste Fubuki?

La reina Yuki era ya la decimoprimera en la línea de la familia real Aoi que había gobernado esta isla desde antes de que el mundo tuviese memoria. Fuu tenía gran parecido con ella, con el cabello de un color igual, azul muy claro casi blanco, con un poco de ondulación, no demasiado, pero el de la reina más largo, ojos azules claros. A diferencia de lo normal, en Yuki a quien el poder pasaba no era a los hijos varones, sino a la hija mayor, quien además era bautizada con el mismo nombre de la isla. Ella era una reina sabia y valiente, muy comprometida y tolerante, pero a la vez rebelde. No estaba del todo de acuerdo con los métodos del Gobierno Mundial y de la Marina. De hecho, la isla Yuki recibía con agrado a piratas y desde que ella había asumido la corona, era una tradición ser hospitalarios con los bucaneros que llegaban cansados por su viaje. Por supuesto, los habitantes eran cautelosos y sabían que había piratas desalmados, pero la mayoría que arribaba a Yuki, lo hacía sólo para descansar.

A la colina, arribó un hombre de cabello castaño corto, ojos pequeños y de aspecto no muy amigable. Ataviado con ropas pesadas debido al frío. Al llegar frente a Fuu y su madre, se arrodilló –su majestad. El Rey Hakku y la princesa Yuki han regresado de la isla de Yottsu –anunció el jefe de la guardia, Daisuke.

–Espero que tu hermana disfrute aunque sea un poco las misiones diplomáticas –sonrió la reina. Hakku, un hombre alto, con cabello rubio y de aspecto joven, más que la propia reina, llegó acompañado de una joven, su hija Yuki, quien era también rubia, con cabello corto y quien tenía puesta su corona de princesa.

–¿Puedo irme ya a mi cuarto, mamá? La corona me molesta en la cabeza –se quejó la mayor de las princesas.

–Fubuki, acompaña a tu hermana –pidió su madre y así ambas se retiraron al palacio acompañadas de Daisuke, mientras que ambos monarcas se quedaron solos.

–¿Qué es lo que dijeron? –preguntó Yuki a su esposo con seriedad.

–Están igual de sorprendidos. Tampoco ha habido piratas en más de un mes, El gobernador empieza a preocuparse de que sus negocios pierdan dinero.

–Los piratas no pueden evitar la isla, ¿verdad?

–No. Recuerdo que cuando llegué aquí, nuestro navegante dijo que había más de una ruta de Log Pose que pasaba por esta isla. Y eso es bueno, porque si no, no te hubiese conocido –sonrió el rubio.

–Mi madre casi me mata cuando supo que me había enamorado de un pirata –se sonrojó Yuki– esperemos que sólo sea una fase y que en breve, barcos pasen por aquí nuevamente.

Mientras tanto, Fuu enseñaba a su hermana el más nuevo de sus inventos. Un calentador que sólo utilizaba un poco de viento para funcionar –es útil –trató Yuki de sonreír.

–¿Estás cansada, hermana?

–Los deberes de la familia real son cansados… mi madre debería encargarse de ellos, yo no soy la reina, aún –respondió la mayor.

–No te preocupes. Mamá está bien de salud, y no creo que muera de forma prematura como la abuela, y además… –un gran ruido interrumpió a Fuu. Una especie de estallido muy cercano, y pronto fueron más. Las princesas salieron y sus padres veían azorados lo que pasaba. Una multitud de hombres, todos sin insignia alguna, atacaban la isla y poco a poco se acercaban al palacio. Hakku llamó a Daisuke y juntos encabezaron una defensa algo improvisada rumbo a la montaña que estaba siendo asaltada.

Los combates comenzaron, pero los invasores eran especialmente fuertes y los defensores caían uno a uno. La reina Yuki entonces fue a sus aposentos y tomó un Den Den Mushi, el más grande que había allí y llamó a la central de la marina.

–¡Estamos siendo atacados, envíen a alguien! –pidió la monarca.

–¿Qué isla es? –preguntó el marine que estaba al otro lado de la línea.

–¡Yuki, en Grand Line!

Hubo entonces un aparente silencio en el cuartel general marine, pero al fondo se escuchaban voces hablando a lo bajo. Luego, por fin hubo una respuesta, pero ésta no fue la esperada –parece que estamos perdiendo comunicación, no puedo escucharla –decía la voz del aparato y por más que la reina intentaba decirles lo que sucedía, no había caso. Ella tuvo que rendirse y tomó un arco y flechas para luego salir.

–¡Mamá, ¿qué vas a hacer?! –le preguntó su hija menor, pero ella ordenó a ambas princesas esconderse en el castillo.
–El Gobierno nos ha dado la espalda. Tengo que pelear por mi pueblo, es mi deber también.

Así, ambas hermanas quedaron solas, protegidas por los guardias reales, pero éstos fueron emboscados. El de la montaña no era el único ataque, parecía haber ya enemigos desde antes y pronto, un rubio espadachín, Katsuro, llegaba comandando unas tropas hasta donde se encontraban Yuki y Fuu. Mientras tanto, las flechas de la reina poco podían hacer, aunque ella pudo llegar hasta donde estaba su esposo, acompañado de Daisuke justo cuando lograron ver al causante de todo esto.

–Es Masanori… –musitó Yuki.

–Su majestad, ¿cómo está? Seguro que ahora se arrepiente por haberme desterrado –rió burlón un hombre de edad mediana, ataviado en una gruesa gabardina, con un gorro que cubría su rostro. Pronto todo el ambiente estuvo más frío, si eso era posible, y hasta la nevada se convirtió en ventisca.

–Te desterré porque como líder original de la guardia real, eras una amenaza para el reino. Ahora veo que debí haberte apresado –se cubría Yuki su boca con su chaqueta para evitar un poco la ventisca.

–Pues ahora soy una amenaza mayor –carcajeó Masanori y tenía razón. Poco podía hacer el no muy vasto ejército defensor de la isla y Hakku se dio cuenta rápidamente de ello, por lo que llamó a Daisuke y le pidió poner a salvo tanto a la reina, como a las dos princesas. Éste no quería abandonar a su rey, pero aquel insistió y Daisuke tuvo que hacerlo, también contra los deseos de Yuki. Sin embargo, cuando los dos llegaron al palacio, éste ya había sufrido el ataque, los guardias no habían podido hacer mucho y por más que buscaron, no encontraron a las princesas.

–No podemos irnos sin ellas –dijo la reina Yuki, pero ya Daisuke estaba bajo ataque y tuvo que tomar su forma de oso polar que su Akuma no Mi le permitía, para deshacerse de los invasores y finalmente tomó una decisión, cargó con la reina y huyó junto con algunos soldados de la isla. Quiso regresar por las princesas, pero la situación lo impidió, pues eran órdenes del rey poner a la reina a salvo.

–Luego de que a mi hermana y a mí nos capturaran, a mí me “vendieron” a Sadao y terminé en isla Criolla como criada –culminó Fuu su historia.

–Hay algo extraño –dijo Jet– no entiendo cómo es que a ti a tu hermana no las mataron, ¿de qué les servían vivas? ¿Y por qué a tu hermana no la enviaron junto contigo?

–Yo tampoco lo sé, pero eso me hace pensar que Yuki sigue viva, y espero que mi madre también.

–Está decidido entonces –se levantó Blaze– vamos a hacer pedazos a esos sujetos y liberar tu reino, verás que sí –aseguró el capitán pirata, dándole la entrada formal a la tripulación a la princesa, que también era cocinera e inventora a la vez.

Por la noche, Fuu tocó la puerta de la pequeña cabina de Jet, le llevaba una pequeña cena en forma de rebanada de pay –quiero agradecerte por todo, debido a ti, ahora soy libre y vamos rumbo a mi isla.

–No es nada –tomó Jet con cortesía el refrigerio– y no fue gracias a mí, sino a nosotros.

–Sufriste algunos golpes, ¿verdad? No soy doctora, pero tal vez pueda curarte un poco, si tú quieres.

–No te preocupes, estoy bien. No es nada.

Ella entonces se fue a su nueva habitación que estaba enseguida de la de Natsuki, en el área de los camarotes y sólo era un poco más chica que la de la navegante. Al poner su cabeza en la almohada, Fuu no pudo evitar que de sus ojos corrieran lágrimas, pero no de tristeza, sino de emoción. Luego de tanto tiempo al fin era libre y además iría a su isla, haría un intento por salvarla y ahora tenía amigos que la ayudarían en esa labor.

Extra 2:
Spoiler:
Jet salió en la noche de su habitación directamente hacia el lavabo del baño. Ahí encendió la pequeña lámpara de grasa que estaba a su izquierda, tomó el cepillo de dientes que le pertenecía y comenzó a lavarse la boca. A la mitad de su acto vio por el espejo venir una figura femenina. Cuando a ésta le dio la luz, el agua y espuma que Jet tenía en la boca casi sale disparada de ella.

–¿Qué haces aquí, Natsuki? –preguntó un poco alterado.

–Vengo a hacer lo mismo que tú, a cepillarme los dientes –respondió ella sonriente como siempre.

Pero Jet no estaba molesto o contrariado porque la navegante estuviera ahí, sino por la forma en que iba vestida –¿por qué estás en ropa interior? –le preguntó, y era inevitable ver que realmente eran prendas bastante pequeñas.

–Es que ya me iba a dormir –dijo la joven con simpleza, pero luego hizo un puchero– ¿te molesta que esté aquí?

El espadachín terminó de cepillarse, se llevó un poco de agua a la boca y finalmente expulsó de la espuma restante –no es que tú me molestes ni mucho menos –la vio a los ojos al voltearse por completo– pero tú eres una chica y yo soy hombre, y que vengas aquí vestida así en la noche, es algo incómodo.

–¿Y eso por qué?

Jet comenzaba a desesperarse un poco, pero trató de mantener la calma –porque eres una chica muy guapa, y estás semidesnuda frente a mí –le dijo señalando sus diminutas prendas.

Ella por su parte, sonrió mostrando sus dientes blancos –¿Eso fue un cumplido? No sabía que te pareciera guapa.

–A lo que voy es que… –ya no sabía ni cómo explicarse– ¿Acaso a ti no te da pena que yo te vea vestida así? –al escuchar esa pregunta, Natsuki puso su rostro algo más serio, abrió sus ojos y luego abrazó a Jet mientras él no sabía qué hacer.

–¿Cómo crees que me va a dar pena contigo? –le dijo y luego levantó la cara para cruzar miradas– si tú y Blaze son como mis hermanos ahora, somos familia –al escuchar eso, a Jet se le fue el aliento y luego sonrió un poco nervioso para después poner su mano derecha en la frente de la chica.

–¿Mi hermana? –pensó y luego cerró sus ojos mientras correspondía el abrazo de ella para luego separarse un poco– ya, está bien, cepíllate los dientes. Por cierto –le dijo mientras se retiraba de ahí– no creas que voy a llamarte imouto.

–Por mí está bien.

La verdad que no pensé en Bellemere al crear a la chica xDD, pero ahora que lo pienso, sí puede parecerse. En cuanto a Fuu, digamos que es similar en algunos aspectos (en cuanto a qué es princesa y su pueblo está en peligro, y todo eso); sin embargo, físicamente es algo diferente, sobre todo porque es un poco mayor, su cabello es más claro y sus ojos son azules clarísimos. Además su pieal es muy blanco, (como dijo Sanji, las mujeres de los países de nieve son más blancas, él dice que porque se frotan todo el tiempo xD)
avatar
kaizoku ou

Masculino Libra Rata
Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 32
Localización : En un dojo, puliendo mi Kyokugen karate

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por kaizoku ou el Lun Abr 25, 2011 12:00 am

Capítulo 11 (El camino hacia Yuki):
Spoiler:
A la mañana siguiente, Fuu explicaba a sus nuevos nakamas que todavía tendrían que pasar por tres islas más para llegar hasta Yuki: Danma, Cilos y Yottsu, pero al parecer, el Log Pose no demoraría mucho en cargarse en cada una de ellas, así que si no había problemas, no sería más de una semana hasta el reino natal de la cocinera, quien ahora hacía deleitarse a sus nakamas, pues éstos no habían tenido una comida de tal preparación desde que habían salido en su viaje.

–La siguiente isla era pacífica, pues tenía poca gente. No sé cuál será su situación ahora, pero espero que no haya muchos problemas –decía Fuu mientras terminaba de servir a Blaze– es una isla de primavera –agregó.

Y así era, pues desde lejos, se podían observar los árboles de tipo boscoso, que eran bastante grandes. Además de cargar la Log Pose en Danma, Yuki tendría que comprar algo de ropa y afortunadamente Blaze había robado un poco de oro del palacio de Criolla, así que tenían algo de dinero.

No tan lejos de ahí, el barco de la capitana Ayaka llegaba a las coordenadas dadas por el cuartel general, pero no había nadie allí –ya sabía que íbamos a ser los primeros en llegar, con lo que me enfada estar esperando –decía ella mientras miraba por la ventana. Hanako estaba archivando unas cosas y se sentía nerviosa por lo que pronto iba a pasar.

–Capitana, ¿es estrictamente necesario que usted vaya a Marineford? Ahí están los Almirantes, los vicealmirantes y muchos otros. No veo por qué usted tiene que viajar desde tan lejos –preguntó la adolescente– por si fuera poco, está el Ouka Shichibukai.

–El enemigo es Shirohige, el pirata más poderoso del mundo, por lo que para asegurarnos derrotarlo, debemos estar toda la fuerza marine posible. Y no pienses en los miembros del Shichibukai como aliados, no dejan de ser piratas. Pero ya deja de preocuparte por eso.

–Es que no quisiera que usted le sucediera algo, de verdad que no quiero que usted vaya hacia allá –le dijo la recluta con sinceridad.

–Cuando nos enlistamos en la marina, aceptamos todo deber que este uniforme nos exige. El morir es una posibilidad, y no puedo asegurar que no me pasará nada en una guerra de este tipo, pero te prometo que haré lo posible por regresar –le sonrió la rubia mientras veía que todavía ningún otro barco marine se acercaba –los esperaremos tres días más, si no llega nadie, nos iremos de aquí. Ve y avisa eso a nuestro timonel y luego ve al cuarto de entrenamiento, vamos a practicar esgrima.

De cualquier forma, tres navíos oficiales más, no tardarían mucho en arribar.

El Steeler por su parte, se acercaba de forma cautelosa y lenta a la isla de Danma, no querían ser sorprendidos, pero al mismo tiempo, no se daban cuenta de que estaban dándole tiempo a sus posibles enemigos. Cuando finalmente la fragata llegó a tierra, vieron que había unas seis o siete cabañas. Mientras los cuatro miraban a los alrededores para encontrar algo y se fijaban en un sendero por en medio del bosque, alguien más los observaba.

–Ya verán, voy a demostrarles lo fuerte que soy –dijo en voz baja una voz de alguien que estaba trepado en uno de los árboles y luego es escucharon un par de disparos. Jet detuvo uno con su espada y Blaze, con su brazo, hizo lo mismo con el otro, luego Fuu lanzó un extraño objeto en dirección desde donde habían salido los disparos y luego alguien cayó de ahí.

–¿Qué es eso? –preguntó Natsuki a su amiga, sobre lo que había lanzado.

–Es una especie de boomerang, lo hice esta mañana y no pensé que lo iba a utilizar tan pronto.

Blaze y Jet fueron entonces a por su agresor, a quien encontraron derribado bajo el árbol, tomándose la cabeza, con un revólver en su mano izquierda, y el otro suelto cerca de él –¿Lo hago pedazos? –preguntó Jet a su capitán.

–Claro que no, si es sólo un niño –sonrió Blaze.

–¡No soy un niño! –replicó el agresor aún frotándose la cabeza. Pero sí era un chiquillo, con el cabello alborotado de forma parecida a Blaze, sólo que más abundante, con pantalones rasgados negros y una camiseta amarilla vieja, además de usar una banda en la cabeza.

–Siento haberte golpeado, pero tú nos atacaste primero –le dijo Fuu.

–Y con balas de verdad… –comentó Jet mirándolo con rostro de pocos amigos.

–No sean tan duros con él, alguna razón tuvo que tener. Yo soy Natsuki, ¿cuál es tu nombre?

El chico dudó en responder, pero al ver que la navegante lo estaba defendiendo, aceptó a hacerlo –soy Shinta –dijo secamente– perdón por haberlos atacado –agregó.

Shinta explicó que era el encargado de cuidar la costa para Olson, quien gobernaba la isla, pero quiso demostrar lo fuerte que era atrapando algún pirata. Claro que no esperaba encontrarse con personas tan fuertes como Blaze o Jet.

–¿Así que es miembro de la Federación? –preguntó Fuu.

–En ese caso, debemos darle una paliza –dijo Blaze y sus nakamas estuvieron de acuerdo. Por supuesto, Shinta afirmó que los guardaespaldas de Olson eran muy fuertes y que sería imposible derrotarlos, aunque bien le gustaría hacerlo.

–¿No trabajabas para ellos? –preguntó Fuu.

–Porque no me queda otra opción, pero hace más de dos años, ellos mataron a mis padres. Lo peor es que lo hicieron para protegerme, ellos murieron porque yo era muy débil, todo fue mi culpa, si yo hubiese sido más fuerte… –sollozaba con rabia– por eso tengo que volverme fuerte, muy fuerte, como los piratas que tienen cientos de millones de recompensa que no le temen a nada.

Shinta se fue, pidiendo enérgicamente a los piratas que no lo siguieran y que se fueran. Natsuki fue quien más triste se mostró. Realmente le daba pena esa forma de vivir por parte del muchacho y quería ayudarle.

–A él le falta mucho cariño –se escuchó la voz de alguien avanzado de edad que estaba cerca de ahí. Sentado en una banca, se encontraba un viejo totalmente calvo, con barba corta ya blanca, y ataviado con ropas gastadas y sucias.

–¿Qué sabe usted de él? –le preguntó Natsuki. El anciano respondió con su nombre, Bora, y relató que Shinta pasaba tiempo con él, cuando no estaba haciendo algún “trabajo” para Olson y sus hombres.

–Se siente solo, por eso viene conmigo –agregó y luego empezó a relatar la historia de cómo Shinta había perdido a sus padres.
avatar
kaizoku ou

Masculino Libra Rata
Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 32
Localización : En un dojo, puliendo mi Kyokugen karate

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por kaizoku ou el Dom Mayo 01, 2011 11:47 pm

Capítulo 12 (Vestigios de la Federación):

Spoiler:
–Cuando Masanori y su Federación estaban en camino para atacar a la isla de Yuki, se establecieron aquí por un tiempo, esclavizando personas para fabricar armas y hacer labores preparatorias para su asalto. Shinta nunca quiso dejar que eso pasara, y mientras era llevado a sus primeras labores, se reveló pero era muy débil. Fue atrapado fácilmente y castigado con severidad. Cuando lo regresaron a sus labores, siguió revelándose, es un chico con mucha determinación, pero seguía siendo débil y cuando sus padres trataron de protegerlo, los hombres de Masanori y Olson los mataron.

Los piratas quedaron en silencio. Todos escuchaban con atención, aunque Jet estaba recargado en un árbol mirando hacia otro lado, pero también estaba al tanto de lo que Bora decía. Por alguna razón, Shinta le recordaba a sí mismo.

–Y quien gobernaba la isla antes, ¿no hizo nada? –preguntó Fuu al viejo.

–También soy débil, no pude hacer nada –reveló él su identidad– además la isla no estaba acostumbrada a ataques. Lo único que yo sé hacer es disparar con revólveres y escopetas, cosa que le enseñé a Shinta, pero en poco tiempo, él se ha hecho mucho mejor que yo. Desde que la Federación impuso su orden en las islas de los alrededores, no habíamos tenido piratas por aquí. Ustedes parecen fuertes, Olson y sus hombres no lo son tanto, creo que podrían vencerlos antes de que Katsuro y los demás sean llamados para ayudarlos.

–No se preocupe –dijo Blaze– nosotros ya vencimos a ésos, así que no molestarán por aquí.

Eso dejó bastante sorprendido a Bora, dándose cuenta de que estos piratas eran mucho más fuertes y hábiles de los que él pensaba y de lo que parecían. Blaze y sus nakamas, primeramente buscaron a Shinta, a quien hallaron cerca de una fuente de agua. Quien se le acercó fue Jet.

–¿Y para qué quieres ser fuerte? ¿Para vengarte? –preguntó con tranquilidad.

–No –respondió Shinta, causando mucha sorpresa en el espadachín– aunque cobre venganza, ellos no volverán. Yo sólo no quiero que alguien más muera para protegerme, por eso debo ser fuerte.

–Eso ha sido una buena respuesta, ¿verdad Jet? –sonrió Blaze y luego se encaminó por la vereda junto a sus nakamas para ir contra Olson, quien vivía en una casa grande, aunque no comparable al palacio de Sadao. Dicho sujeto, quien estaba en un balcón que daba hacia la plaza principal del pueblo, era calvo, con un ridículo bigote y extremadamente obeso, nada que el acero de Blaze no pudiese manejar, mientras que Jet y las chicas se encargaban de sus esbirros con relativa facilidad, sin poder evitar dos o tres golpes, pero terminando sanos y salvos.

–Pensé que sería fuerte, supongo que sólo estaba aquí para hacer presencia –decía Blaze mientras regresaba junto a sus nakamas al barco.

–Es porque la isla no tiene mucho que ofrecer. Somos como 500 habitantes y ahora no sé de qué voy a vivir, que de ellos obtenía la comida y eso –dijo Shinta con ironía.

–¿Cómo se te ocurre? Tú vas a venir con nosotros, ¿verdad muchachos? –dijo Natsuki mientras abrazaba con fuerza contra sus pechos al adolescente quien luego sangró por la nariz por dos evidentes razones.

–No lo sé, es muy chico para ser pirata, es prácticamente un niño –apuntó Jet mientras Shinta seguía replicando que ya no era un infante. Después de discutir un largo rato, Natsuki fue la que convenció a Blaze y Jet para que llevaran con ellos al chiquillo.

–Está bien, será nuestro tirador, ya que tiene buena puntería. Tendrás que ayudarnos mucho, niño –le dijo Blaze.

–¡Que no soy un niño!

Los piratas de Blaze tuvieron que pasar una noche en Danma. Todos estaban a la expectativa de alguna posible represalia, pero ni siquiera sabían si Olson y los suyos habían tenido oportunidad de llamar por refuerzos. De cualquier forma, no fue una noche de lo más tranquila en el Steeler, pues hubo un poco de fiesta y alcohol. Shinta no pasó esa noche ahí, quería todavía estar un día más en la isla donde había crecido, donde había nacido, donde sus padres habían dejado de existir.

Extra 3:
Spoiler:
Al calor de las copas, los piratas se divertían en la cubierta de su barco, excepto Blaze, quien se había quedado dormido cerca de la popa. Después de un rato, Jet dictaminó que era tarde y cargando a hombros a Blaze, se lo llevó al camarote del capitán. Su intención era irse a acostar inmediatamente después –tenemos un duro viaje por delante, lo mejor será que no se queden despiertas hasta tan tarde –dijo, aunque no recibió respuesta. Cuando subía la escalinata de apenas cuatro escalones para llegar al camarote de Blaze, escuchó a Natsuki, quien, ya algo pasada de copas, decía –las chicas quieren divertirse, ¡vamos a tomar más!

Mientras decía esto, la navegante tomaba del cuello a Fuu, de quien en poco tiempo se había encariñado mucho, y más porque era una chica como ella. La peliazul insistía que también debían ir a sus respectivos camarotes, pues era algo tarde. Mientras la levantaba, Fuu vio que Natsuki ya estaba despojándose de su short para quedar sólo en bikini como era su costumbre, pues parecía que la ropa siempre le estorbaba.

Finalmente, Fuu logró llevar a una muy ebria Natsuki hasta su cama –debes ya dormirte –le dijo. Ella había bebido, y aunque se sentía más “alegre” que de costumbre, su estado no era cercano al de su compañera. Luego la vio, prácticamente desparramada en la cama, en diminuto traje de baño y pronto se imaginó algo– ¿pero en qué pienso? –se dijo a sí misma para luego sentarse.

–¿Qué decías? –le preguntó sonriente pero con voz torpe la navegante.

–No, nada –respondió nerviosa la peliazul– sólo… –se fijó en el tragaluz que había en esa habitación y cambió el tema– las estrellas son lindas, ¿no? Es bueno mirarlas –dijo, y Natsuki se incorporó, al menos lo que su embriaguez le permitió, para admirar también el cielo.
–Sí, son lindas –sonrió.

No supo si era el alcohol, pero Fuu tuvo el valor para preguntar lo que se le había ocurrido inicialmente –oye Natsuki –le dijo– perdona que te pregunte algo así, pero… –titubeó un momento, por vergüenza, pero finalmente prosiguió– digo… ¿lo has hecho con Blaze o Jet? –preguntó finalmente– no es que yo piense mal de ti o algo así –rectificó rápidamente– sólo que estando ustedes tres solos, bueno…

–¿Tú te refieres a… eso? –dijo la navegante.

–Sí, precisamente –rió nerviosa la princesa.

–¡Claro que sí! –respondió con una voz chillona que apenas podía articular palabras, pero a la vez, sonriente, contenta. Fuu se llevó la mano derecha a la boca y su piel se tornó roja, como si fuese un tomate. Pero a pesar de todo, su personalidad que en ocasiones buscaba el chisme -uno de sus pocos defectos-, le hizo querer saber más.

Tragó un poco de saliva y se atrevió a preguntar de nuevo –¿y con quién de los dos?

–¡Con los dos, claro! –dijo la navegante– al mismo tiempo casi siempre –agregó para estremecer a Fubuki– siempre han sido muy buenos conmigo, muy amables y tiernos, a pesar de que yo soy algo torpe a veces. Me han enseñado mucho –por la mente de Fuu comenzaron a pasar miles de escenas, su imaginación se echó a volar, lo que la hizo avergonzarse demasiado y estaba a punto de salir corriendo del camarote cuando Natsuki agregó algo más– la próxima vez tú también puedes unírtenos.

La peliazul se levantó de la cama y estiró los brazos, como si quisiera evitar algo, defenderse –no, ¿cómo crees? –respondió nerviosa.

–¿Por qué no? –se sentó la navegante, pues estaba todavía acostada– si cuando lo hacemos es muy lindo, hasta Jet se porta diferente que siempre, estoy segura que tú también lo disfrutarías– le dijo sonriendo ampliamente.

Mientras la imaginación de Fuu seguía volando, tomó fuerzas para poder responder apropiadamente –me daría muchísima vergüenza, ¡¿cómo crees que yo podría hacer algo así?!

–¿En serio te daría vergüenza ver las estrellas con nosotros? –sollozó Natsuki y luego, debido a su embriaguez, empezó a llorar– pero si siempre la pasamos muy bien viendo las estrellas juntos...

La princesa reaccionó entonces –¿ver las estrellas?

–Sí –le respondió su nakama– ¿que no estabas hablando de las estrellas? –y cuando Fuu escuchó eso, su piel se volvió a tornar roja, pero ahora avergonzándose de sí misma al pensar mal.

–Tienes razón –sonrió al fin– la próxima vez, veremos las estrellas todos juntos. Pero ahora es tiempo de que duermas, porque has bebido mucho –la peliazul arropó a su amiga, quien instantes después estaba dormida, o tal vez noqueada por el alcohol. Salió del camarote, todavía avergonzada y decidió ir rápido al suyo, a intentar dormir– “eso me pasa por ser tan cotilla”.
avatar
kaizoku ou

Masculino Libra Rata
Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 32
Localización : En un dojo, puliendo mi Kyokugen karate

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por kaizoku ou el Sáb Mayo 07, 2011 3:56 am

Capítulo 13 (La separación):

Spoiler:
En la mañana siguiente, Fuu pudo comprar un poco de ropa pero antes de marcharse fue al centro de la plaza del pueblo y llamó a todos los que estaban cerca. Ya con gente reunida, comenzó a hablar –pobladores de esta isla, seguramente ustedes no me conocen, pero sí sé por los momentos que han pasado. Mi isla también ha sido ocupada por la Federación. Soy Aoi Fubuki, princesa del reino de Yuki. No puedo confortarlos por sus penas, pero puedo asegurarles que pronto, Masanori será derrotado.

La multitud no dijo mucho, y Blaze y los otros quedaron sorprendidos de las dotes de discurso con las que contaba su cocinera. Justo cuando ésta se iba a reunir con sus nakamas, Bora se acercó –lo mismo dijo tu madre hace ya tiempo, y hasta ahora no ha pasado nada.

–¡¿Mi madre está viva?! –se sorprendió y alegró emocionada la peliazul. Bora explicó que hacía ya más de un año, la reina Yuki junto con dos de sus guardias, habían llegado a la isla, aunque de incógnitos, y habían cruzado palabras con él. Por lo tanto, no se podía saber si aún seguía con vida.

–Sé que lo está –les dijo ella a sus nakamas– Katsuro mencionaba a veces algo sobre una resistencia, mi madre debe estar al frente de la misma –sonrió.

De esa forma, los piratas se despidieron de los agradecidos pobladores, mientras Shinta hacía lo propio con Bora, su compañía y maestro durante los últimos años –tienes que ser un gran hombre en un futuro –le dijo el viejo, y el chiquillo asintió. El Steeler se alejó entonces, con destino a la próxima isla que su Log les marcaba: Cilos. Sin embargo, los primeros problemas se presentaban.

–¡Pero yo quiero tener mi propio cuarto, mi propia habitación! –replicaba Shinta.

–No es necesario, aquí caben dos camas, así que dormiremos juntos. Así te cuidaré. Verás que la pasaremos muy bien –decía Natsuki, y es que la navegante veía al tirador preadolescente como un hermano pequeño. La insistencia de ella finalmente rindió frutos, y al pobre Shinta no le quedó más remedio que aceptar.

–Tengo una mezcla de sentimientos con respecto a eso –dijo Blaze.

–¿Ah sí? ¿Cuáles son? – preguntó Jet.

–Por un parte siento envidia, por otra, siento pena por él –rió el capitán y a la mañana siguiente llegó la primera queja de parte del castaño.

–¡Es una pésima compañera de cuarto! Se duerme tarde, ronca en ratos y cuando se levanta, sólo trae su ropa interior y eso es incómodo para mí –ante lo último, Blaze y Jet tuvieron que tomarse sus narices para evitar una hemorragia nasal.

–Oye chico, muchos dirían que eres afortunado –le dijo el capitán.

–Bueno, yo no digo que ella no esté como un tren, pero no deja de ser muy molesta, y me trata como un niño –decía refunfuñando. La tarde pasó sin mayores problemas. Los piratas empezaban a conocer mejor a su tirador preadolescente. Y era cierto, Natsuki le trataba como un hermano menor, pero exageraba, pues ella lo veía como uno muy pequeño y olvidaba que ya estaba entrando en la adolescencia, sus atributos entonces, lógicamente llamaban la atención de Shinta.

Pero ese momento jocoso y ameno, llegó a su fin con una explosión que se escuchó muy cercana. Los cinco salieron y vieron cuatro acorazados de la marina frente a ellos. Los barcos se movían lentamente. Natsuki de inmediato analizó una ruta de escape, sin éxito alguno.

–Están bloqueando todas las corrientes, sólo nos queda regresar, pero sin una dirección probablemente nos atraparían –explicó, sacando a relucir que a la hora de navegar, sí era inteligente. Hubo entonces un momento de relativa calma entre los tripulantes, hasta que Blaze y Jet tuvieron que defender las balas de cañón para que no golpearan al Steeler.

–¿Cuál sería una buena corriente de escape? –preguntó Jet a la navegante mientras éste seguía desviando las balas.

–Está bloqueada, pero sería por en medio de los dos barcos que están a estribor.

–Fuu y Natsuki, ustedes vayan al timón. Tú Shinta, abre todas las velas, vamos a pasar por ahí –dijo el espadachín. Los tres dudaron, pero finalmente obedecieron.

–¿Tienes un plan? –sonrió Blaze– no esperaba menos del primero a bordo.

–Voy a tomar una de las balsas, tú tienes que protegerlos a todos, eres fuerte –fue Jet a desamarrar uno de los dos pequeños botes con los que contaba el Steeler.

–¡Espera, ¿qué vas a hacer?!

–Natsuki y tú son martillos, Fuu y Shinta no podrían hacer mucho desde esta distancia. Yo puedo abrirles camino y así seguirán el viaje, después de todo, mi sueño es el más egoísta de todos. Además soy un Ookami solitario –ya había subido el joven a la balsa y estaba por caer hacia el mar. Su sonrisa no era normal, él nunca lo hacía, jamás, y Blaze lo sabía bien.

–¡No seas idiota! ¡Como capitán te ordeno que vuelvas, ya pensaremos en algo! ¡Los lobos también viajan en manada!

–No te preocupes, no voy a morir, pero te los encargo mucho, no te atrevas a dejar que les pase algo. Ha sido un viaje genial –se despidió y comenzó a remar en dirección hacia los barcos marines, mientras que Blaze apretaba su rostro para no llorar. Shinta lo había escuchado todo absolutamente y de pronto, uno de los acorazados enemigos sufrió un corte en su popa. Era Jet, quien había lanzado su ataque más poderoso. Un corte volador, el más grande que nunca había hecho. Con ello, dañó el timón de uno de los navíos que empezó a ir a la deriva, desviándose de la corriente que tenía que cubrir.

–Blaze… –musitó el pequeño tirador.

–Míralo bien, Shinta –señaló el capitán sin ocultar su tristeza– un hombre no habla, sino que justifica sus creencias con actos. Actúa cuando debe hacerlo. Míralo bien y no dejes nunca que el sacrificio de Jet sea en vano.

Fuu subió con Blaze al ver los ataques del espadachín –¡¿por qué lo dejaste ir? ¿Por qué?! –le golpeó la cocinera en el pecho para después llorar abrazada a él.

–Él no morirá, me lo dijo, va a sobrevivir…

Pero el espadachín se las vio con ataques que no esperaba. No sólo eran balas de calón, sino que también le atacaron con cortes voladores, disparos de escopeta y algunos otros proyectiles que habían deshecho su balsa; sin embargo, su misión se completó, había dañado lo suficiente los dos barcos a estribor del Steeler y éste pudo escapar.

–Quisiera volver con ustedes, pero eso no será posible… –alcanzó a decir mentalmente Jet cuando un cañonazo dio en el mar justo en el lugar donde él se encontraba.
avatar
kaizoku ou

Masculino Libra Rata
Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 32
Localización : En un dojo, puliendo mi Kyokugen karate

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por kaizoku ou el Jue Mayo 12, 2011 7:17 am

Capítulo 14 (Escape):
Spoiler:
El movimiento de altamar al que aún no se acostumbraba del todo, y algunos sonidos de amarres que se escuchaban a lo lejos despertaron a Jet. Sus ojos se abrieron con pesadez y de inmediato quiso mover sus manos, pero le fue imposible. Sus brazos estaban atrás de su cuerpo, y sus muñecas aprisionadas con algún artefacto. Esto hizo que finalmente despertara totalmente y se diera cuenta de que estaba con vida, pero en un lugar desconocido. La oscuridad dominaba la habitación, a excepción de un rectángulo con barras que veía al subir el rostro y, por lo tanto, la vista, ya que se encontraba de rodillas. Con ello, podía adivinar que se encontraba en una celda, muy probablemente de uno de los acorazados que les habían sellado el paso a él y a sus compañeros.

–Mis nakamas… –los recordó entonces. Cerró los ojos y apretó sus dientes, deseando que estuvieran bien.

–Parece que has despertado. Espera un momento –le dijo burlón un marine que se asomó por la ventanilla con barrotes. Pudo escuchar como el sujeto se alejaba, pero si ponía atención, percibía otra respiración, percatándose de que había otro guardia al otro lado de la puerta. Pasaron dos o quizá tres minutos hasta que logró oír unos pasos, evidentemente se trataba de una mujer, debido al sonido del tacón. Ella bajó escalones hasta llegar a la misma altura que la celda y mandó a los guardias retirarse por un momento. Luego se escuchó el cierre de otra puerta, seguramente la de las escaleras.

La cerradura de la puerta de la celda, que consistía sólo en un candado, empezó a moverse y luego, la puerta se abrió poco a poco. La luz hizo que Jet cerrara sus ojos, pero cuando se acostumbró a la luminosidad, los abrió grandes al reconocer a la persona que estaba frente a él.

–A… ¡Ayaka!

–Vaya, no pensé que recordaras mi nombre, Jet –la capitana Ayaka, como siempre, vestida elegante e impecablemente, con su pantalón ajustado y su blusa de botones entallada, esta vez sin chaleco, veía a su conocido con sus ojos tranquilos y su rostro recio. No tardaron en venir a la mente de Jet las palabras que Blaze siempre le decía cuando por alguna razón, recordaban a Ayaka: “tu novia”. El espadachín sólo suspiró mientras miraba hacia abajo. Pero al elevar la vista de nuevo, se quedó viendo al cuerpo de la joven. No sabía si era porque estaba cansado y sin energías, y por lo tanto algo mareado, o tal vez el resplandor de la intermitente luz que venía de fuera y contrastaba con la oscuridad de la celda, pero el espadachín pensó que la capitana se veía hermosa.

–¿Qué diablos intentabas hacer atacando a cuatro barcos de la marina?

Jet recordó entonces su misión de aquel momento –¡mis amigos! ¿Cómo están?

–Ellos están bien, gracias a ti –le dijo Ayaka, poniéndose en cuclillas para estar a la altura de su rostro –la verdad no me habría imaginado que tú pudieses sacrificarte de esa forma por alguien. Debo decir que me ha impresionado.

–Hace algunas semanas, yo pensaba lo mismo, pero gracias a ellos, me siento de una forma en la cual no había estado desde que era niño. Mientras ellos estén bien, creo que ya nada importa.

Cuando Jet dijo eso, Ayaka se puso de pie, sacó su florete de su funda y lanzó una estocada. El pirata pensó que iba dirigida hacia él, pero el ataque pasó exactamente entre sus dos manos, cortando sus esposas de madera –¿por qué?

–Eres un tonto. Si tú tienes ese cariño por ellos, ¿crees que tus amigos no sienten lo mismo por ti? Deben estar preocupados –de nuevo se puso a la altura de su rostro– voy a poner esto así, digamos que es el agradecimiento por haberme ayudado en el bar en aquella ocasión. Además, como te dije, me ha impresionado lo que has hecho por tus compañeros. Tu espada la encontrarás al subir las escaleras en la segunda puerta a la derecha, ya depende de ti si puedes escapar.

–¿No tendrás problemas por esto?

–Con todo respeto, eres un pirata que no vale mucho por ahora, así que no te preocupes. El Gobierno en este momento tiene algo mucho más importante en qué pensar –le aseguró la rubia acercándose más a él. Tanto, que el espadachín podía sentir un poco su respiración.

–¿Qué diablos me sucede? –pensó por un momento Jet, y luego acercó más su rostro al de Ayaka para luego besarla. Ella no pudo reaccionar, pero sus labios sí, pues casi sin tener control sobre ellos, comenzaron a disfrutar del momento, aunque unos segundos después se separó y envió una fuerte bofetada al joven.

–¡¿Cuál es tu problema?! ¡¿Quién te crees?! –Repartió un golpe más a la mejilla del pirata, quien sonreía como un niño que acababa de hacer una travesura –eres un idiota.

–¿Y por qué te has puesto tan roja? –rió Jet mientras se frotaba su rostro. Ayaka estaba por propinar una bofetada más, pero sus guardias estaban por entrar ya que habían escuchado los gritos de su capitana.

Ella cerró la celda sin decir nada y luego abrió la otra puerta –todo está bien, sólo que no quiso confesar absolutamente nada. Hay que dejarlo ahí y llegando a Marineford lo enviaremos a Impel Down –dijo, pero no habló nada más, por lo que Jet supo que su plan de escape aún estaba vigente. Ayaka subió a cubierta y desde ahí se dirigió a su estudio, donde Hanako la esperaba, mientras acomodaba algunas cosas.

–Capitana… –le señaló –su rostro está muy rojo, ¿qué pasó?

–Nada, es… ahh… ¡es sólo que la vulgaridad de los piratas me enferma! No quiero hablar más del asunto, voy a dormir unas horas –anunció y entró a su camarote. Hanako no sabía muy bien lo que había sucedido, pero, conociendo el carácter de su superior, prefirió no indagar mucho en el asunto.

Jet por su parte, esperó hasta la noche para efectuar su escape. Los guardias estarían menos alerta. Estuvo en la misma posición por horas, para no levantar sospechas. Cuando la luz desvaneció por completo, el espadachín se puso de pie, hizo un extraño movimiento de sus manos y utilizando el estilo “sin espadas”, hizo añicos la cerradura de la puerta y sin parpadear, dejó fuera de combate a los dos guardias que estaban en el cuarto contiguo. Se apresuró previendo que alguien pudiera haber escuchado el escándalo y abrió la puerta que Ayaka le había dicho, donde había otros tres guardias. Derrotó a uno, tomó a su Kangaishii y se deshizo de los otros dos recibiendo sólo un rozón de bala. Ese disparo puso en alerta a todo el barco, pero Ayaka, consciente de lo que pasaba, fingió mucha pesadez para despertar, algo que no era común en ella y eso lo notó Hanako de inmediato.

Jet subió a cubierta, pudo tomar una de las balsas de emergencia y se fue remando con rapidez. Justo en ese momento, la capitana Ayaka salía ya de su dormitorio, pero era demasiado tarde. Fingiendo sorpresa e indignación, dio un fuerte regaño a los reclutas, aunque luego se retiró de nuevo a dormir.

–¿No vamos a ir tras él? –preguntó Hanako.

–Nuestra misión es llegar a Marineford lo antes posible. No era un pirata importante, así que por el momento nos olvidaremos de él –respondió Ayaka antes de cerrar la puerta de su camarote. La adolescente suspiró, pero poco podía hacer, así que se retiró también a su cuarto.
avatar
kaizoku ou

Masculino Libra Rata
Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 32
Localización : En un dojo, puliendo mi Kyokugen karate

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por kaizoku ou el Mar Mayo 17, 2011 1:05 am

Capítulo 15 (Llegada a Cilos):
Spoiler:
Dos días pasaron desde que Jet había dejado el Steeler. La más afectada era Fuu, quien se veía triste todo el tiempo y a veces no podía evitar llorar, a pesar de que Blaze trataba de confortarla y asegurarle que Jet estaba vivo y volverían a verlo. El problema es que ni el capitán sonaba muy seguro, sobre todo la última parte, pues de que su compañero estaba con vida, de ello no tenía ninguna duda.

–No podemos detenernos. La prioridad es tu isla, debemos encontrar a tu madre y a tu hermana –le decía Blaze a su cocinera mientras ésta recogía de forma desganada los platos– Shinta, tú lavarás los platos hoy –ordenó el hombre de acero.

–Oye, yo no soy grumete –dijo en primera instancia, pero los ojos de Blaze, sólo la mirada, lo obligó a hacerlo. Tenía que ayudar a que la situación se calmara un poco. Lo importante era el llegar lo más pronto posible a Yuki y tratar de encontrar a la madre o a la hermana de Fuu, o a ambas. Blaze trataba de hacer que su cocinera pudiera entender eso, que el sacrificio de Jet no podía desperdiciarse y a la vez, el capitán pirata tenía la esperanza de que su primero a bordo pudiera llegar hasta ese reino de nieve y encontrarlos ahí.

Mientras tanto, en la misma isla de Yuki, Masanori recibía las noticias de las derrotas de sus hombres tanto en Criolla, como en Danma. Quien le daba las nuevas, era una mujer joven de cabello verde, algo largo, aunque peinado en un par de trenzas, tenía anteojos y ojos verdes. Desde lejos, podía parecer una chica inofensiva.

–¿Y quiénes son los que han hecho eso, Ran? –preguntó Masanori, sentado en el trono como si fuese el verdadero Rey de Yuki.

–Según parece, son piratas. Eso fue lo que dijo Suzume, los demás estaban inconscientes cuando llegué –explicó la joven, quien estaba ataviada con un vestido negro hasta las rodillas y una gabardina púrpura que llegaba hasta los tobillos, éstos cubiertos por sus botas de alto tacón.

–Supongo que los mataste por incompetentes.

–Claro, señor… –dijo ella no muy segura.

–¿Pasó algo?

–El problema es que no pude encontrar a Katsuro por ningún lado. Debió haber escapado –respondió, aunque omitió el hecho de que en realidad no había asesinado a nadie y simplemente había dejado a su suerte a sus antiguos compañeros.

–No es tan grave. Aun así, espero que no haya más “problemas” de ese tipo –dijo Masanori como amenaza– de cualquier forma, Cilos no está bien protegida. Envía a quien tú consideres para acabar con esos piratas molestos.

La chica salió entonces de la Habitación Real y recorrió algunos pasillos del palacio hasta encontrar un Den Den Mushi. Lo tomó y luego “marcó” a algún otro de estos artefactos –¿Masashi, estás ahí? Responde.

–¿Qué pasa? ¿Al fin vamos a tener acción? Esto está tan aburrido como la nieve que siempre cae en este país inmundo –respondió la voz del teléfono-caracol.

–Ve junto a Kazuya a Cilos. Una banda de piratas llegará pronto, deben aniquilarlos –les ordenó y la voz sólo aceptó.

De esa manera, el Steeler se acercaba a Cilos, pero otro navío, con un par de enemigos, y la ventaja de una Eternal Pose, se dirigía al mismo lugar; mientras, una balsa navegaba casi a la deriva, víctima del clima de Grand Line, pero aún así, Jet seguía peleando por llegar pronto a tierra firme.

–Fuu, ¿tienes alguna idea de lo que nos puede esperar en Cilos? –preguntó Blaze a su cocinera mientras se dirigían hacia dicha isla.

–Por lo poco que he podido escuchar, sé que no está custodiada por nadie. No estoy muy segura, pero creo que sus habitantes están sometidos por la Federación sólo por miedo.

–Será lo mejor si no tenemos que pelear con nadie, al menos en la siguiente isla y prepararnos para defendernos en Yottsu –añadió el moreno, quien ahora no podía ser flojo, sin su primero a bordo que se encargara de sus ocupaciones. Era su deber.

El Steeler no demoró demasiado en arribar a Cilos, sólo una noche más, y ya desde lejos, por la mañana, Shinta pudo ver tierra desde la torre de vigía. Era una isla totalmente tropical, repleta de palmeras y de terreno que mezclaba la vegetación acuática con la terrestre. En la costa, se encontraba todo un puerto, con muelle y varias cabañas. Bastantes personas estaban deambulando por el lugar, hasta que la fragata se acercó demasiado y el jolly roger pirata llamó la atención de la mayoría, pues en últimos tiempos no eran demasiados los bucaneros que pasaban por ahí. Por supuesto, no dejaban de estar a la expectativa por cualquier eventualidad.

Cuando el barco llegó a tierra, enseguida del muelle, el primero en bajar fue Blaze, revisando que no hubiese alguna hostilidad. Cuando así fue, Shinta y las chicas dejaron la fragata para unirse a su capitán. Al ver a la tripulación, la mayoría, por no decir que todos los pobladores, volvieron a sus labores, aunque hubo varios que se sorprendieron, ¿cómo un grupo donde además el capitán, estaban solamente dos mujeres y un niño, habían llegado tan lejos, sobre todo en los dominios de la Federación?

–¿Quién es el que gobierna aquí? –preguntó Blaze a un par de viejos que estaban sentados en la entrada de una tienda, en el centro del puerto, pero luego una voz los llamó desde sus espaldas.

–Soy yo, soy el alcalde de esta isla, mi nombre es Nao –era un hombre bajito, mayormente calvo, con el cabello que le quedaba, de color verde oscuro ya con algunas canas, y unos lentes de sol –¿qué es lo que desean por aquí?

–¿Usted es gente de la Federación? –preguntó ahora Fuu, pero él respondió que sólo era el alcalde de la isla, no más.– ¿Si es así, por qué permite que este lugar sea controlado por ellos? Lo único que hacen es destruir las sonrisas y felicidad de los habitantes de cada isla donde pisan.

–No sabes lo que hablas niña –replicó él– si hago algo contra ellos, rápidamente vendrán y nos matarán a todos. No hables como si comprendieras.

–Entiendo muy bien lo que estoy diciendo. Más de lo que cree, sólo veo que usted es un cobarde, que no puede anteponer el bienestar de su gente por su propia seguridad –dijo la princesa de la nieve, hasta que Natsuki y Blaze la calmaron. Sólo querían saber si no tendrían problemas, y parece que por el momento no habría nadie que se los causara, por el momento.
avatar
kaizoku ou

Masculino Libra Rata
Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 32
Localización : En un dojo, puliendo mi Kyokugen karate

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fanfic]El mar te dará familia - Capítulos 106/?? (En proceso)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.